El fracaso de las minorías políticas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eder Ojeda Carranza

Eder Ojeda Carranza

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Es absurdo que en Colombia, los ciudadanos que por primera vez participan en política se regalen por un plato de comida, aunque no es de esperarse de los pobres ilustres congresistas que se mueren por un pedazo del pudín burocrático por aprobar leyes sin leerlas con anterioridad que afectan a los colombianos, como "los micos de la reforma a la justicia". Por lo que al pasar el umbral electoral del 2% al 3% de los partidos políticos para poder mantenerse, las minorías partidistas como el partido Mira, Progresistas, Polo Democrático, Independientes y el Verde atienden a desaparecer en el escenario político nacional.

Sin embargo, es triste y doloroso que la confianza de los colombianos en las urnas en las pasadas elecciones a Cámara, Senado y Presidencia, se haya engañado, debido a que la segunda fuerza política en las elecciones presidenciales pasadas como lo fue el partido verde, hoy esté en una crisis total, empezando porque aceptaron hacer parte de la Unidad Nacional del gobierno actual, como pasar de ser un partido opositor critico, a las malas políticas del Estado; hacer parte del desangro fiscal del país, con la aceptación de los cargos como el que tiene el Alto Consejero para el diálogo social Lucho Garzón.

¿Se desintegrarán los Senadores y Representante a la Cámara que hacen parte de los partidos minoristas para las elecciones del 2014 que busquen la reelección? o se unirán a los partidos de mas trayectoria política , por lo que ya los fundadores de algunos partidos como Enrique Peñalosa renunció a seguir en su colectividad, como también lo pronunciaron algunos codirectores de Cundinamarca al expresidente Uribe, en su llegada a Santa Marta, en las instalaciones de la Universidad Sergio Arboleda, por lo que es insólito que los partidos creados en coyunturas políticas sin experiencia se regalen para poder participar de la torta burocrática, sin llegar al exterminio.

Por su lado, el partido Conservador también muestra un desequilibrio en torno a sus dirigentes, ya que el agradecimiento al gobierno de Uribe es eterno para algunos miembros de su colectividad, como el senador José Darío Salazar y la exministra Marta Lucía Ramírez; por haberles repartido durante los ocho años de su gobierno la torta burocrática, desmantelando de forma sistemática al partido Liberal, que hoy en el escenario político fortalece sus bases desde las directrices del presidente Juan Manuel Santos Calderón, con la alianza de los demás desertores del liberalismo como los integrantes del partido Cambio Radical, que como el hijo prodigo busca volver a su casa de origen, buscando honrar al padre liberal en conjunto de toda la artillería de las políticas Keynesianas lideradas por su fundador, y actual Ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, con perfil presidencial.

No obstante, hay que pronosticar que la izquierda colombiana, integrada en el Polo Democrático como opción de oposición, está cada vez más lejos de llegar al poder político, con la ejemplar obra que dejó a los colombianos el exalcalde de Bogotá Samuel Moreno, y el dominio del Moir, en esa colectividad desintegró totalmente a ese partido, por no acompañar las tesis y apoyar al jefe de los progresistas y actual alcalde de la capital del país Gustavo Petro, quien no podrá llevar parlamentarios por su nuevo movimiento político, debido al umbral electoral exigido en las próximas elecciones del 2014 y deberá tomar la decisión de apoyar de nuevo a su partido de origen en las urnas, si desea ganar algunas curules a Senado y Cámara, porque su perfil presidencial ya fue cerrado por las críticas hacia su administración en la ciudad más importante del país.

A diferencia de la izquierda, es de admirar como la religión enmarcada en la Fe cristiana en el partido Mira, tiene una incidencia en la población menos preparada académicamente en el país, sin embargo esa connotación no le alcanzará para seguir jugando un papel protagónico en el escenario electoral. Mientras que los independientes, en cabeza del Presidente del Partido Alianza Social Independiente (ASI) Alonso Tobón tratarán de sobrevivir con alianzas políticas, para no desaparecer.

Aunque las fichas en el ajedrez están en la mesa, por parte del partido Liberal, las jugadas centrales esperan para que la reina gane su ultimátum en la jugada final. Sin embargo hay que admitir que la élite política colombiana estará dividida en la contienda electoral del año próximo entre santistas y uribistas adsorbiendo a las minorías políticas que han aceptado parte del pastel burocrático durante los gobiernos anteriores y ahora se quejan.

Publicidad