Los temas de moda en Colombia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Edmundo Jiménez Valest

Edmundo Jiménez Valest

Columna: El Hurón

e-mail: [email protected]

Colombia es uno de los países del globo que pone a consideración de su pueblo y de la comunidad internacional, temas que son de moda. El uno tapa al que sigue.

Tomemos un período reciente de la historia de nuestra Colombia para hacer el ejercicio. Comencemos por el primer mandato que ejerció el hoy ex presidente Uribe, hoy tirado a la oposición o, mejor, con duelo por la falta de poder, el tema de moda en su momento, fue el presunto apoyo tanto económico, como ideológico que tuvo de los paramilitares para su elección a la presidencia de la República.

Se viene a la mente un comentario que hizo un ciudadano, de esos que andan de a pie, que entre otra cosa, le importa un bledo quien es el gobernante de turno y mucho menos se asoma por las mesas d votaciones el día de la elección, más sin embargo, estando en un restaurante, de esos que frecuentaban ciertos tipejos, ingiriendo líquido, a ese lugar llegaron unas personas quienes al bajarse de unos de esos carros que sólo los tienen quienes ejercen el poder por la fuerza de las armas, y entraron al lugar diciendo, según él, que ahora si tenían todo el poder por la llegada a la presidencia el Doctor Álvaro Uribe Vélez. ¿Escucharía mal el transeúnte?

Durante ese primer período de gobierno, como se recordará, el Doctor Uribe ejerció la presidencia de la República de Colombia por dos períodos consecutivos, aglutino a su alrededor a una gran mayoría en el Congreso con el único fin de poder llevar a cabo la aprobación de todos o la gran mayoría de ellos, entre los que estaba el aumento del presupuesto para las Fuerzas Armadas y así, según él, poder enfrentar a las Farc, con mejores instrumentos y tecnología de punta. Efectivamente fue aprobado. Como se recordará, el programa de gobierno para el primer período de Uribe, fue la Seguridad Democrática y con ella enfrentar a la Guerrilla y su posible eliminación de la faz de Colombia. En su momento no menciono para nada al grupo sanguinario de los paramilitares, siendo que estos venían de cometer las más grandes masacres contra los campesinos indefensos, ya que estos, hasta las Fuerzas Armadas, en muchos casos, los masacraba o permitían su exterminio. En este período de ejercicio del poder en la Presidencia de Colombia, por parte del señor Uribe, se vivió otro caso de moda, como fue la aprobación por parte del Congreso, de la enmienda de la Constitución de 1991, a favor de la reelección del señor Uribe. La enmienda se aprobó y el hoy ex presidente Uribe, se hizo reelegir. Período muy nefasto para Colombia.

En el segundo período, para mencionar uno, vuelve y juega, el Congresos con su mayoría arrolladora, le aprobó la Ley de Justicia y Paz, donde le facultó para que negociara con los paramilitares su entrega, garantías y dádivas, incluso, para que estuvieran en el Congreso representando a sus regiones. En ese período, se dieron muchas situaciones que comprometieron a sus colaboradores, incluso, al mismo presidente, que hoy se encuentra respondiendo ante la comisión de "absolución" de la Cámara de Representante y la Fiscalía.

Dejemos al ex presidente Uribe y pasemos a lo que han hecho otros ex presidente y el actual. El tema de moda del hoy ex presidente Andrés Pastrana Arango, cuando fue Presidente de la República, tuvo que ver con el proceso de Paz iniciado con el grupo guerrillero de las Farc, en el Caguan. Fue todo un fracaso. Este ocupo todo su período como gobernante y, como ya se sabe por los resultados, fue todo un fiasco. Hoy se inicia otro tema de moda. El tema es el proceso de Paz con el grupo guerrillero más viejo del mundo, las Farc. Nuevo tema de moda.

Frente a los procesos de Paz es importante lanzar hipótesis: ¿a quien o a quienes le sirve? ¿Para qué un proceso de paz? ¿Que sucederá después de que se pacifique el territorio? Para los enemigos de la Paz, ésta constituye un mal negocio por cuanto se les acabará, no solamente los grandes ingresos económicos, sino que desaparecerán a de la faz de la política, por cuanto, es la guerra la que los mantiene vigente.

La paz debe verse reflejada en la disminución de la brecha de la inequidad y la diferencia del poder adquisitivo entre quienes ganan más y los que ni siquiera tienen el mínimo como salario. La paz, entonces, les servirá a todos esos quince millones de pobres que tiene Colombia y los cinco millones de pobres extremos que se encuentran en la miseria. Sí se llegara a cumplir con los propósitos de pacificar al territorio Nacional, ya las Fuerzas Militares, dejará de recibir esa enorme cantidad de dinero que hoy le asigna el presupuesto y, como será lo natural, la educación y la inversión social se verá beneficiada en el aumento de la asignación presupuestal. La inversión social se verá robustecida; los planes de desarrollo de las entidades territoriales serán fortalecidos con los aumentos de los dineros que reciben por concepto de participación. Y, después de la pacificación vendrá la reorientación política y la participación de forma cierta, de la minoría eliminándole las trabas materiales para lograr un escaño en las diferentes corporaciones.

Publicidad