Los Juegos Olímpicos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: gusherlo@hotmail.com

Las Olimpíadas de Atenas de 1896 fueron el origen de los actuales Juegos Olímpicos, los cuales se están celebrando cada 4 años.

Otra vez la Llama Olímpica ha recorrido el mundo y se ha prendido el pebetero en Londres inaugurándose en ceremonia esplendorosa este esparcimiento deportivo que reúne a los mejores deportistas del mundo. Los países sedes hacen todos los manejos políticos, económicos y de propaganda con miras a obtener ese privilegio. Al fin y al cabo es una elección donde hay que buscar la mayoría de electores para conseguir tal fin.

En las circunstancias de hoy Gran Bretaña no ha colapsado desde el punto de vista de su economía, como está sucediendo en varios países europeos, gracias a estas justas deportivas. No olvidemos el hecho de que se incrementa el turismo antes, durante y después de los los días de las competencias, independientemente de las grandes obras viales, de escenarios deportivos, de adecuaciones de toda índole como un barrio deprimido en el cual se construyó la Villa Olímpica, el cual por supuesto cambió favorablemente de aspecto. Toda esa mano de obra redujo el desempleo.

El Londres de ayer innegablemente es bien distinto del Londres de hoy porque mejoró en el modernismo, en las tecnologías de punta, en su seguridad, en su mismo ambiente, puesto que tienen los ingleses una cita con el mundo, todos los ojos están centrados en esa capital de los londinenses.

Sus esfuerzos, su costo beneficio, su organización tendrán que ser recompensados y mostrarán no cabe la menor duda de que son exactos, ordenados, puntuales, serios, eficientes y altamente responsables, es decir las características del pueblo británico.

En Atenas en el 2004 con el estímulo de su historia, por haber sido los pioneros y creadores gozaron los griegos al ser anfitriones de los juegos, sobretodo porque al cumplirse en 1966 los 100 años de las Olimpíadas contra su anhelo de llevarlos a cabo, Atlanta los derrotó y se realizaron en los Estados Unidos. Su deseo finalmente se les materializó.

La coyuntura histórica y política era bien compleja y su situación de dificultad en materia de sus finanzas visiblemente crítica. Se creía que no iban a poder afrontar estas las primeras olimpíadas de la era moderna. Ese era el interrogante.

Pero todos los griegos encabezados por el Primer Ministro Karamanlis de la época trabajaron para ello. Cumplieron y lo hicieron con honor, se inspiraron en sus dioses y se insuflaron de espíritu nacionalista. No hubo atentados. Todo fue alegría y excelencia, a pesar de las expectativas negativas.

Desde 1990 formaban parte de la Comunidad Europea y los habían recibido con reservas dado su precario desarrollo frente a las otras naciones europeas. Más los jalonaron y les dieron viabilidad política. Esas Olimpíadas les sirvieron para dar un salto al futuro con una mejor imagen y con más estabilidad social, política y económica. Pero eso no les duró y al poco tiempo entraron en banca rota como se encuentran en este momento tan difícil que están atravesando.

El Barón Pierre de Coubertin, es la persona más vinculada a los Juegos Olímpicos; es el artífice y organizador de estos juegos en Grecia y de los siguientes en Paris 1900, Saint Louis en Estados Unidos 1904, Londres 1908, Estocolmo 1912 y de ahí en adelante hasta1924 cuando volvieron a tener lugar en Paris. Ya en Ámsterdam en 1928 nos acompañaba desde los cielos. Esta figura histórica decía que lo importante no es tanto ganar sino estar y competir. Naturalmente todo competidor quiere son la preseas de oro, plata o bronce, porque son las que permiten sobresalir en el pódium dándole brillo y prestigio a la bandera y a la patria que representan.

Aquí las contiendas son de hermandad, de reglas del juego claras, de convivencia pacífica, de transparencia, de esfuerzo, de decencia, de cordialidad, de respeto, de amor y de esperanza, haciendo contraste con la guerra, las luchas internas y externas, la miseria, los golpes bajos, la inmoralidad y la corrupción que impera en todo el mundo pero que en nuestro caso es el pan de todos los días.

Es de anotar que los Juegos Olímpicos hacen referencia no a un país sino a una ciudad, por cuanto los griegos tenían ciudades estado, es decir las polis y por esa razón la connotación es citadina.

Participan en Londres 204 países, se concentran todas las razas, religiones e ideologías políticas, aunadas todas en torno de la superación, el entrenamiento y la disciplina con vistas a obtener los trofeos y medallas.

La hegemonía es de los Estados Unidos, siguiéndole la antigua Unión Soviética hoy Rusia. El mismo desarrollo de los pueblos se refleja en los eventos deportivos. Entre las delegaciones americanas se han destacado principalmente Brasil, Cuba y Argentina.

Colombia interviene con el grupo más numeroso de su historia 104 deportistas, aspira a traer en atletismo, ciclismo y pesas alguna medalla de oro para superar la única que hemos tenido en cabeza de la pesista María Isabel Urrutia. Suerte a nuestros atletas, que han tenido como nunca una buena preparación y un buen apoyo desde hace unos 10 lustros para acá de parte de los gobiernos nacionales y departamentales.

Publicidad