La oposición reflexiva

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Edmundo Jiménez Valest

Edmundo Jiménez Valest

Columna: El Hurón

e-mail: [email protected]

En Colombia no existe partido político que lidere una oposición cuando su homólogo se encuentra gobernando, ni mucho menos un estatuto que la rija, como efectivamente la hay en las democracias modernas, con lo cual se garantiza de manera eficiente y eficaz, una buena gobernabilidad de quien se encuentra en el poder. Lo que actualmente existe es la continuidad del Frente Nacional.

Pero esa carencia de los contrapesos en el país, no es óbice para que no se haga un seguimiento y se den las recomendaciones políticas y administrativas a quien se encuentren rigiendo los destinos de la Nación o la entidad territorial correspondiente.

Es por ello, que como ciudadano y enterado, lo suficiente de la problemática de la ciudad de Santa Marta y todo el Distrito en general, me asiste la obligación, más que un derecho, de tener los ojos bien abiertos y los oídos despiertos, de que efectivamente, el regente esté invirtiendo de la mejor manera los recursos económicos y que estos lleguen a la población más pobre de la ciudad. Pobreza que abarca el 49% de los samarios, es decir, son 350 mil personas que se encuentran sin las necesidades mínimas básicas resueltas, esto según los datos oficiales y las estadísticas del Índice de Pobreza Multidimensional y de Desempleo- IPM. Y, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo- PNUD-

En consecuencia, comenzaré preguntando al burgomaestre, Carlos Caicedo Omar, ¿qué quedó aprobado en el Plan de Desarrollo Distrital por el Concejo Distrital?, ¿cuáles son sus metas y prioridades para la inversión de los recursos económicos en la ciudad, siendo que el Distrito de Santa Marta tiene un gran universo de personas en la pobreza absoluta y en la miseria?. Y, amen si en su Programa de Gobierno, siendo candidato a ocupar el primer cargo administrativo de la ciudad, dijo de la necesidad de hacer de Santa Marta una ciudad incluyente y competitiva donde existiera el espacio lo suficientemente necesario para la inversión privada-nacional y extranjera a fin de generar puestos de trabajo dignos y competitivos.

Igualmente, consignó en su Programa de Gobierno, planteó la necesidad de fortalecer el fisco generando una cultura tributaria al pago de los impuestos de manera oportuna por parte de los ciudadanos e igual tener la corresponsabilidad con la ciudad de invertir tales tributos en obras sociales. Planteó en el documento que inscribió en la Registraduría Distrital, de acabar o reducir a su mínima expresión las concesiones en que se encuentran la gran mayoría, por no decir que todas, las funciones públicas- administrativas del Distrito y que con ello se ahorraría una gran cantidad de recursos económicos para invertirlos en obras sociales que beneficiaría a la sociedad necesitada.

Es importante recordarle al señor Alcalde del Distrito de Santa Marta, que en su Programa de Gobierno planteó la necesidad de generar espacios para la concertación con aquellas personas y actores que están ocupando el espacio público de manera ilegal y, como es natural, impiden la libre locomoción tanto de propios como extraños y, reubicarlos en espacios dignos donde ellos puedan desarrollar de forma digna y responsable su actividad comercial, sin tener que cambiar de la misma y así, que ellos puedan dar cumplimiento al principio de responsabilidad que tiene todo ciudadano que produce, de pagar los impuestos, ayudando a fortalecer el fisco, que tanto lo necesita.

Por lo contrario, lo que se ha observado son actos represivos contra ellos de parte de su administración. En ese orden de ideas y siguiendo con el Plan de Gobierno, se comprometió a construir planes de viviendas prioritarias y de interés social para todas aquellas personas y familias enteras que carecen de ese bien. Hoy no se sabe absolutamente nada al respecto. No se sabe como se articularán los planes de vivienda de la entidad territorial con el Gobierno Nacional.

En ese sentido, señor alcalde, se comprometió con ese universo de personas- adulto mayor, jóvenes, niños e infantes- a mejorarles sus condiciones de vida generándoles condiciones mínimas necesarias para su supervivencia como que la seguridad alimentaria es importante y la calidad de la educación, de igual forma. Pero no se ha visto absolutamente nada al respecto. La alimentación que consume ese grupo de personas que se encuentran en un estado de indefensión, no contienen los nutrientes necesarios para un desarrollo adecuado.

Todo lo anterior para recordarle al señor alcalde, que es necesario la oposición reflexiva, ya que sólo no se llega a la meta; sólo no podrá cumplir con lo plasmado en su Programa de Gobierno y el Plan de Desarrollo, ya aprobado por el Concejo Distrital. Necesita de todo un conjunto de cosas comenzando por las críticas y de la oposición de sus conciudadanos y de esa manera ayudar a corregir el rumbo en el evento de que el barco se salga de la ruta señalada.

Más Noticias de esta sección

Publicidad