La renuncia de Navarro Wolf

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Bustamante Barros

Carlos Bustamante Barros

Columna: Columna Caribeña

e-mail: [email protected]

Hace breves días fue relevado del cargo como Secretario de Gobierno de Bogotá el Doctor Navarro Wolf, quien venía de ejercer como gobernador del departamento de Nariño; la información que se filtro a los medios nacionales de la causa de su renuncia fue lacónica señalada de la siguiente manera "motivos personales", es decir no fue difundida a la opinión pública las causas y/o razones verdaderas del retiro de este cuadro nacional.

A consecuencia de no haberse señalado a la opinión pública las causas y/o razones verdaderas del relevo del cargo del Doctor Navarro empezaron entonces a barajarse distintas hipótesis de la misma que van desde el fracasado manejo que hizo de las coaliciones en el Concejo bogotano, hasta divergencias de tipo ideológico con el alcalde actual Doctor Petro, amigo personal de siempre del exgobernador de Nariño para las épocas en que ambos eran militantes del grupo insurgente M-19, desmovilizado por acuerdos con administraciones del pasado.

En todo caso a pesar de no saberse con claridad las causas de la renuncia al cargo de secretario de gobierno de Bogotá del Doctor Navarro, hay indicios que indican que el exsecretario de asuntos políticos tomaba decisiones inconsultas con el burgomaestre capitalino, concedía entrevistas e incluso se daba el lujo de señalar los derroteros futuros de la capital colombiana, de tal modo que en vez de secretario de la administración daba la impresión de ser el propio alcalde capitalino.

Quienes conocen al doctor Navarro y al mismo Alcalde Petro opinan que el carácter del primero es bastante fogoso, por llamarlo de esa manera, mientras el segundo de los nombrados es más reflexivo, más sereno en sus decisiones, sin que ello quiera decir que carece de carácter ni mucho menos, ambos por supuesto se conocen en sus fortalezas y debilidades porque tuvieron muchos años de militancia política juntos, lo cual lleva a la inferencia a deducir que el Doctor Petro sabía con exactitud que Navarro tomaría decisiones inconsultas y que luego de posesionarlo en el segundo cargo del distrito capitalino al cabo de tres meses propiciaría su renuncia, sin que ello signifique el fin de una amistad de años, entendible por demás en el mundo civilizado.

A pesar de estas particularidades sucedidas en la cotidianidad de nuestro país, es necesario indicar que ambos personajes son cuadros importantes en nuestra querida nación, al igual que múltiples ciudadanos (as) de nuestra irredenta patria que diariamente en cada amanecer afronta el reto insustituible de aportar su granito de arena por el progreso de nuestro país en la noble y loable búsqueda de un futuro mejor que les permita una mejor forma de vida, aunque tales propósitos se vean seriamente frustrados por algunas normas jurídicas que han abierto brechas profundas en las clases sociales que integran la sociedad de cuarenta y cinco millones de almas que integran las cinco regiones que integran la patria.

Sin embargo mas allá de las renuncias, sin que importe cual personaje la propicia, lo más importante de todo son los intereses generales del país, de la patria que soñamos en que exista bienestar para todos los asociados de la nación, un enclave de cinco regiones diseminadas en la hermosa geografía de dos océanos y pisos térmicos disímiles que clama con creces mas avance en materia social que permita a los asociados de la patria contar con un país al alcance de todos.

Ya cuando el día declina con los atisbos de su luz rojiza que se resiste vanamente a desaparecer en el poniente para dar paso a la noche oscura que lo cubre todo con su manto negro, envío un saludo fraternal de amigo del Caribe colombiano a los doctores Navarro y Petro, en la que obviamente los insto a superar esas diferencias normales y continuar persistiendo en el sueño inefable del mejor porvenir para la patria aun dentro de las divergencias ideológicas que enriquecen la democracia.

Publicidad