El abstencionismo electoral

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Bustamante Barros

Carlos Bustamante Barros

Columna: Columna Caribeña

e-mail: [email protected]

Del abstencionismo electoral en nuestro país se ha hablado y escrito con creces en los diferentes medios de la irredenta patria colombiana, algunos analistas de estos temas especializados han considerado que esa gran franja de ciudadanos que se abstienen en forma voluntaria de acudir a las urnas el día de los comicios electorales obedece a la carencia de esquemas programáticos de los diferentes candidatos que postulan su nombre a cargos de elección popular.

Otros analistas opinan en que las causas del abstencionismo están centradas en las dificultades de la población en encontrar el puesto de votación asignado por la Registraduría nacional del estado civil, en la que el tablero que contiene los números de cedulas inscritas instaladas a la entrada de los diferentes puestos de votación resultan insuficientes para la orientación acertada del lugar donde corresponde votar, factores estos que a la postre inciden en forma negativa en la voluntad para cumplir con el deber señalado por la constitución y la ley.

En realidad pueda que concurran la acumulación de factores expuestos para que se produzca el abstencionismo electoral, lo cual repercute en el ejercicio democrático adelantada en nuestra nación, porque los enemigos del estado y de la legitimidad aprovechan la coyuntura surgida para manifestar que el pueblo no cree en las instituciones y por eso surge la abstención electoral; sin embargo con la depuración del censo electoral puesta en práctica en tiempos recientes, esa franja de votantes que no acuden a las urnas van a ser ignorados y/o no tenidos en cuenta para la contabilización del censo general de sufragantes por considerarse inexistentes.

Era conveniente y saludable para la democracia colombiana que se presentaran estas decisiones acertadas contra el abstencionismo por parte de la Registraduría nacional del estado civil, que esparcía brumas al firmamento diáfano de los ejercicios electorales, lo cual ahora con las evoluciones presentadas en esta materia saldrá a la luz pública el porcentaje verdadero de la franja abstencionista del nuestro país, en la que se presume será por debajo del comportamiento histórico tradicional por la depuración del censo electoral.

Con anterioridad a la depuración del censo electoral era muy fácil para la franja abstencionista decir que el pueblo desengañado por las propuestas democráticas no acudía a cumplir con el deber constitucional de votar, incluso mucho antes que se abrieran los puestos de votación con el sonido largo y chirreante del timbre anunciando la apertura del debate porque dichas votos abstencionistas nunca acudieron a votar, presentando una situación anómala e inusual que era menester corregir mediante una decisión pronta y oportuna depurando esas costumbres electorales obsoletas insertas en los anaqueles polvorientos y desvencijados de nuestra propia historia.

El llamado abstencionismo electoral propugnado por ciudadanos inconformes con las políticas estatales es inoperante porque no tiene incidencia alguna sobre los asuntos políticos administrativos de nuestra nación, razones por las cuales debe votarse por el candidato de las preferencias particulares que a bien se tenga, mucho más ahora que antes cuando existen infinidades de partidos y candidatos con opciones diferentes en sus ejes programáticos, razones por las cuales no se ajusta a los tiempos actuales actitudes de esa naturaleza condicionada como supuesta expresión de protesta y rebeldía ante las condiciones políticas prevalecientes.

Sumido en las propias catacumbas del la tierra del olvido esperamos en forma pronta el debate electoral que se avecina , de la cual surgirán análisis para la posteridad en los resultados electorales de los partidos políticos que tendrán la manija del poder en el país, al igual que se tendrá la percepción inequívoca de cuales se mantienen en la opinión de los colombianos así como de los que pierden fuerza para nunca más volver, en la que se espera el abstencionismo no generara muchas sorpresas por la depuración electoral. El mundo y la vida siguen su curso….

Más Noticias de esta sección

Publicidad