El reparto de la mermelada

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Amilkar Acosta Medina

Amilkar Acosta Medina

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Acaba de ser sancionado por parte del presidente Santos el Acto Legislativo No. 05 del 18 de julio, "por el cual se constituye el Sistema General de Regalías, se modifican los artículos 360 y 361 de la Constitución Política y se dictan otras disposiciones sobre el Régimen de Regalías y Compensaciones". Tras su promulgación el presidente Santos manifestó que esta "no es una reforma cualquiera, es la gran reforma de la equidad en Colombia. Los departamentos productores seguirán recibiendo más que los demás". Claro que, como ya veremos, los departamentos productores "seguirán recibiendo más que los demás", pero mucho menos de lo que han venido recibiendo ellos mismos, de manera que no es muy consolador para ellos el anuncio presidencial.

A propósito de equidad, ya lo había dicho antes el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry: "aprobamos la reforma de las regalías, que cambiará el país. Esa gran cantidad de recursos se invertirá en obras de infraestructura en todo el país; la mermelada va en toda la tostada". Cabe preguntarse qué va a ser del resto de la mermelada, porque la explotación de los RNNR no sólo causa regalías sino impuestos; para ser más claros, son mayores los ingresos por este último concepto que por aquellas.

El Gobierno Central, además de los ingresos por concepto de impuestos también recibe dividendos; sumados los impuestos y los dividendos que percibe sus ingresos superan con creces el monto total de las regalías. Según las proyecciones del propio Gobierno Nacional se espera recibir en esta década $260 billones por concepto de impuestos y a lo sumo $100 billones por concepto de regalías.

Muy seguramente se repetirá dicha, cuyos promotores aún juran y perjuran que no hubo tal recorte porque las entidades territoriales reciben hoy más recursos que antes de la reforma. Ahora se dirá, como ya se ha dicho, que esta reforma no va a afectar a los departamentos y municipios productores y portuarios, porque a la postre la sumatoria de los recursos que podrán recibir a través de los multifondos, así como la expectativa de mayores ingresos por concepto de regalías producto de la cacareada bonanza minero-energética, les significarán mayores ingresos. Pero, la verdad monda y lironda es que sí se van a ver afectados y de qué forma.

Publicidad