Ministra Alicia Arango: no es suficiente

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

La situación actual del mercado laboral, especialmente su alto y creciente nivel de desempleo, se ha convertido en el problema principal que sienten los colombianos, según las más recientes encuestas de opinión.
Superar la barrera de los dos dígitos en estas mediciones significa perder una de las ganancias que se habían logrado hasta hace poco. Obviamente el gobierno ha tenido que salir a reaccionar y por ello es necesario empezar a evaluar el alcance de algunas de sus propuestas. Para iniciar este debate es importante analizar los anuncios de Mintrabajo.

La ministra Alicia Arango ha declarado públicamente que “se enfocarían en tres prioridades importantes: 1) asegurar la formación de competencias pertinentes y de calidad para el empleo; 2) ampliar e impulsar el Servicio Público de Empleo para la inclusión laboral, y 3) incentivar el emprendimiento y el fortalecimiento empresarial. Al respecto, lo primero que se debe anotar es lo siguiente: el mercado laboral es donde confluyen los resultados de la política económica y la política social. Por ello, cuando se presenta un problema tan serio que tiene inmensos impactos sobre la población en edad de trabajar, claramente es el resultado de falencias o de la política económica, de la política social o de ambas. Si no se considera esta visión, se cae en recomendaciones que pueden ser importantes pero cuyo impacto no necesariamente llegará a las causas estructurales del problema que afecta, en este caso, la creación de empleo.

El desempleo es una desarticulación entre la demanda y la oferta de mano de obra, y especialmente en la primera incide con certeza el tipo y ritmo de crecimiento que tiene el país. El mejor análisis que se ha hecho hasta ahora lo presentó Jorge Iván Gonzalez en su reciente artículo en el periódico La República con el sugestivo título “Ayudándole a Carrasquilla”, quien en un acto de honestidad profesional afirmó que no sabía todavía qué hacer frente a este grave problema.

González señala cuatro realidades producto del actual modelo económico del país que explican gran parte de este problema: “Primero, el déficit en la cuenta corriente debido a que las importaciones superan las exportaciones lo cual afecta negativamente la producción nacional”, y agrego, su capacidad de demandar mano de obra. “Segundo, el desempleo aumenta porque la demanda se ha debilitado, dada la baja capacidad de compra de los hogares”. Se ha estancado el ingreso real de los colombianos, afirma Jorge Iván, lo cual contribuye a frenar el descenso actual en los índices de pobreza. Yo le sumaría que más pobreza significa menos demanda, un factor que dinamiza el empleo. “Tercero, el desempleo crece porque la inversión pública es pequeña. El Estado colombiano es muy débil, y no logra impactar de manera significativa la actividad económica”. Además, se les bajan los impuestos a los empresarios, lo cual reduce ingresos fiscales y no se ha traducido, como creyó el gobierno, en mayor generación de empleo. “Cuarto, el desempleo aumenta porque el país ha sido incapaz de convertir las bonanzas minero-energéticas en un mejoramiento de la producción nacional”.

Con el perdón suyo, no se crea empleo con decretos y el cuento del emprendimiento necesita una verdadera revisión. ¿Ha visto usted la tasa de mortalidad de las pequeñas empresas? Supera el 70% porque no todo el mundo, y menos los pobres, nacen con las cualidades para ser emprendedores. Además, esto de darles unos apoyos y dejar después a su suerte a personas en condiciones tan difíciles como son las de los sectores de bajos ingresos, es garantía de una alta posibilidad de fracaso. En lo que usted, señora ministra, puede tener razón, es en sus medidas por el lado de la oferta de mano de obra: “Asegurar la formación de competencias pertinentes y de calidad para el empleo”, pero siempre y cuando corresponda a las demandas del sector productivo. Es decir, señora ministra, la economía es donde nacen muchas de las causas del desempleo, tema que usted no menciona para nada.

Como el debate está abierto y se supone que el gobierno al cual usted pertenece está dispuesto a escuchar y a no interpretar como oposición cualquier sugerencia, creo que aceptará que su propuesta es absolutamente limitada y está dejando por fuera las causas profundas desde el lado de la economía que nacen del actual modelo de desarrollo, y solo toca algunos de los problemas de la política social.

Más Noticias de esta sección

Publicidad