El desarrollo sostenible

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Bustamante Barros

Carlos Bustamante Barros

Columna: Columna Caribeña

e-mail: cm-bustamante@hotmail.com

Para estas épocas en que el mundo avanza con su estela de desarrollo incontenible, tipificados en la construcción de los grandes centros urbanos, vías de comunicación expeditas, industrias e incluso ambiciosos proyectos de megacolegios , adecuando la naturaleza virginal e incólume para ponerla al servicio y alcance del hombre, el universo se flexibiliza en forma intempestiva adoptando los diferentes gobiernos de turno sin importar si son buenos, regulares o malos, distintas oficinas especializadas en avocar sin ambages la disyuntiva insoslayable en cambiar para siempre el entorno natural que parecía inmutable en la quietud eterna del paso de los siglos, logrando que el hábitat antonomástico fuese más confortable y armonioso aunque para el logro de tal finalidad fuera necesario aplicar como regla fundamental la premisa del desarrollo sostenible.

Los estudios en la materia nos ilustran que en los años 80 la humanidad en su ampulosidad sin límites empezó a darse perfecta cuenta que muchas de sus acciones producían un fuerte impacto en la naturaleza arrojando como resultado evidente pérdida de la biodiversidad, razones estas que hicieron se produjeran algunas teorías noveles que explicaban con carácter científico la vulnerabilidad de los sistemas naturales, siendo la más común y juiciosa el esquema integrado por los tres círculos imprescindibles del desarrollo sostenible conformados por lo social, económico, ecológico, cuyas intersecciones arrojaban variantes del equilibrio, viabilidad soportables , es decir, el esquema en los enunciados círculos producían como consecuencias resultados óptimos deseables para el desarrollo de los distintos pueblos del mundo, conservando la naturaleza y biodiversidad sin alterar su avance deseable.

Tanta importancia ha generado el desarrollo sostenible a nivel mundial que su existencia fue formalizada en 1983 con la comisión mundial del medio ambiente y desarrollo de las Naciones Unidas, acotándose en el término en inglés "sustainable development", en el cual uno de los apartes sustanciales adoptados por ese órgano civilizado que recoge en forma organizada la opinión del mundo sobre diversas materias enunció en sus postulados de oro la siguiente premisa : " …satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades…", manifiesto este que cobra importancia sustancial en el mundo moderno cuando el hombre en un acto sin precedentes arremete en forma impropia e inclemente contra el hábitat natural con las grandes construcciones de centros urbanos, complejos turísticos, vías carreteables, centros industriales, sin tener en cuenta las demarcaciones inamovibles de zonas verdes, ríos, grandes humaredas de desechos químicos arrojadas al espacio que dañan la capa de ozono, comprometiendo gravemente el medio en el cual vive, así como el de sus semejantes , aunque tal situación particular parezca absurda.

En todo caso en el mundo moderno se continúa trabajando arduamente para que el desarrollo de los pueblos con sus grandes industrias , vías carreteables, construcción de grandes centros urbanos sean verdaderamente sostenibles preservando para ello la naturaleza con sus zonas verdes, afluentes y ríos, así como reglamentaciones específicas con sanciones económicas y sanitarias para las grandes fábricas que osen transgredir sus normas reglamentarias arrojando al espacio humaredas de desechos químicos capaces de perforar la capa de ozono que produce el recalentamiento de la Tierra al igual que múltiples enfermedades cancerígenas en la piel del género humano.

En los países tercermundistas el fenómeno referido que el mundo civilizado de occidente detecta como una seria amenaza para su propio hábitat, también comienza a tener presencia de alguna manera con la continuada deforestación de la naturaleza, en la cual la pedagogía impartida a los estudiantes en las escuelas secundarias son de mucha utilidad porque se concientiza a los ciudadanos del futuro que se debe cuidar y al mismo tiempo defender el medio en el cual vivimos lo cual es un punto positivo que se agrega a las diversas reglamentaciones del desarrollo sostenible promulgadas por los gobiernos de turno.

Sólo en la medida que progrese la conciencia ecológica en el género humano será posible obtener resultados positivos en el desarrollo sostenible, para que vayan quedando atrás a la vera del camino los factores que alteran gravemente el hábitat natural del hombre, para que podamos observar en nuestro derredor muchas zonas verdes con arboledas, gramas, ríos de aguas cristalinas, en las cuales los cerros convertidos en peladeros, montes chamizados, cuencas deforestadas, no sean sino un recuerdo lejano de la ingratitud humana con el medio en el cual viven.

El mundo y la vida siguen su curso…