Nos vieron volver

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Valencia Zableh

Alberto Valencia Zableh

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Soy un samario de 26 años de edad. ¿Saben que significa eso? Que la mitad de mi vida he visto al Unión Magdalena jugar consecutivamenate en la segunda división del futbol profesional colombiano, que la mitad de mi vida me he ilusionado con algo que no pasaba, si, llevaba 13 años de mi vida diciendo “Nos verán volver” y ahora por fin, puedo gritar al unísono con todo el Magdalena “Nos vieron volver”.

Uno en la vida sufre por amor, por dinero, por amistad y hasta por trabajo; Todo tipo de sufrimiento he experimentado, sin embargo, ninguno ha sido tan duro como el que me ha dado mi equipo de futbol. Han sido momentos difíciles, donde veo a mis vecinos de barranquilla celebrar títulos, donde mis primos en Bogotá siempre me la “montaban” diciendo “¿Aja costeño y el unión que, en la b todavía?” y yo con la sonrisa fingida respondía sí, pero éste año ascendemos. Esa fue mi respuesta para amigos y familiares durante más de 10 años, por una sencilla razón: Cuando decidí amar al unión magdalena, decidí hacerlo para siempre y esa decisión incluye no perder nunca la esperanza.

Durante ésta tusa futbolística nunca dejé de ver futbol colombiano, soy un apasionado por éste deporte y mientras veía a Santa fe y nacional ganar títulos, me preguntaba ¿Cuando los samarios volveremos a reunirnos en las terrazas de la casa a hablar del unión?, ¿cuándo tendremos otra vez esa alegría contagiosa que se le ven a los paisas y cachacos por su equipo? ¿Cuándo tendremos otro domingo en el que todo gire en torno al partido del ciclón en Santa Marta? Y es que ni al equipo lo teníamos en la ciudad, eso hacia el sufrimiento más profundo todavía.

Éste sufrimiento dejó cosas buenas en mi modo de entender, por un lado, aumentó el sentido de pertenencia por el equipo, Jamás dejé de seguirlo e ir a verlo, el último partido en el Eduardo santos, en Ciénaga, Bogotá, Riohacha, Zipaquirá, Cota, Barranquilla, entre otros sitios donde jugo de local y visitante en la segunda división y siempre me encontré con otros samarios que al igual que yo alentamos al ciclón más alá de resultados y eso para mí aumenta el sentido de pertenencia en los hinchas porque si vas a amar al equipo solo por resultados te recomiendo que no sigas al unión, a éste equipo se le ama naturalmente, gane o pierda, juegue donde juegue porque así somos nosotros, no se le puede pedir al mar caribe que deje de bañar a Santa Marta, tampoco le pidas a un samario que deje de amar al Unión. Por otro lado, lo positivo fue ver que, al regresar a primera división, muchos nos estaban esperando y como hincha me emociono al ver que le demuestran afecto a mi equipo. No sé si ese afecto será por moda o por ganar seguidores en redes sociales, lo que sí sé es que me emociona ver el sierra nevada lleno, me emociona ver tweets y mensajes en redes felicitando al unión, me alegra ver gente de otras ciudades queriendo que mi equipo ascienda y como no me voy a emocionar, si hasta mi novia que es cachaca, viajó conmigo a Santa Marta y se puso la camiseta del ciclón para verlo ganar al Quindío.

Atrás quedan las sensaciones de que falta un gol para ascender, que perdimos una final por penaltis, de que no tenemos estadio, atrás queda el dolor de los que sufrimos y viene la alegría de los que quieran disfrutar, nuevos y viejos hinchas con el presente de nuestro equipo. Es momento de celebrar, pero también de agradecer a los que hicieron esto posible, jugadores, cuerpo técnico, directivos, hinchada y entidades que aportaron al progreso del unión, enmarcado en proyecto serio, con estadio propio, jugadores de nivel, respaldo del DT y acompañamiento de los hinchas.

Por eso hoy me uno a los primos del ciclón, a la garra samaria, a la hinchada del ciclón, a Alberto Linero, Michel Torres, Carlos Vives y a todos los que pintamos nuestro sueño de azul y rojo en la felicidad de poder decir NOS VIERON VOLVER.

Más Noticias de esta sección

Publicidad