Economía, sostenibilidad e innovación

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Hector Medina Carrascal

Hector Medina Carrascal

Columna: Opinion

e-mail: [email protected]
La integración del cambio climático y la innovación en el crecimiento económico, fue el estudio premiado el pasado 8 de octubre por la Real Academia Sueca con el Nobel de Economía 2018 a los profesores William D. Nordhaus y Paul M. Romer.

Nordhaus es autor junto al finado Paul Samuelson, también ganador del Nobel en 1970, de libros de economía los cuales utilizo con mucha frecuencia en mis clases para la enseñanza de ésta importante ciencia. Así pues, en el estudio de la Macroeconomía plantean como el principal objetivo producir a altas tasas y de forma rápida. Sin embargo, una producción desbordada, no eficiente, puede generar el agotamiento de los recursos como el agua potable, el petróleo, el gas, el carbón y el aire limpio por mencionar solo algunos.

De acuerdo con la Real Academia Sueca de las Ciencias, Nordhaus fue la primera persona en crear un modelo matemático que relaciona la producción con el clima; propone una política impositiva como la manera más eficiente de minimizar los negativos efectos de las emisiones contaminantes que afectan al medio ambiente. Así mismo con sus investigaciones ha logrado demostrar como la actividad humana ha contribuido en el incremento de la temperatura en los últimos 100 años; además de la efectiva relación que existe entre las altas tasas de producción con la química y la física que consiguen influir en el cambio climático.

Por lo anterior, los gobiernos deben incentivar la producción sostenible, como la afirma la Organización de las Naciones Unidas en sus Objetivos de Desarrollo Sostenible “se trata de fomentar el uso eficiente de los recursos y la energía, la construcción de infraestructuras que no dañen el medio ambiente y la creación de empleos ecológicos, justamente remunerados y con buenas condiciones laborales”.

Las cifras, en lo referente al agua, de La Organización de las Naciones Unidas así lo demuestran: menos del 3% del agua del mundo es potable y de ésta el 2,5% se encuentra congelada en la Antártida, el Ártico y los glaciares. La contaminación del agua por parte del ser humano es más rápida de lo que la naturaleza tarda en purificarla y la realidad del hecho del mal y excesivo uso del agua que contribuye a la escasez del preciado líquido.

Por su parte Paul Romer agrega en sus investigaciones, el importante aporte del conocimiento a la economía para alcanzar el desarrollo; sus estudios han demostrado como la economía influye de manera positiva en la disposición de las organizaciones para invertir en investigación e innovación, lo que el mismo autor ha denominado como las bases de la teoría del crecimiento endógeno.

Significa que el conocimiento es el recurso esencial para producir; la aplicación del conocimiento a los recursos como la tierra, el capital y el trabajo nos lleva a producir eficientemente y a su vez a desarrollar capacidades de innovación.

Innovar es la capacidad que tenemos de transformar elementos conocidos para crear algo nuevo o mejorarlos, diferenciándolos de la competencia en un mercado. Para innovar es necesario contar con los conocimientos, la inquietud y la creatividad para comenzar a pensar en las nuevas posibilidades con lo que existe en el momento.

Para concluir, siempre debemos tener presente, la responsabilidad con nuestras futuras generaciones en garantizar el eficiente uso de los recursos y el conocimiento y su aplicación, como el recurso esencial para alcanzar el desarrollo económico.

Más Noticias de esta sección

Publicidad