Bebés sin patria (I)

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jairo Franco Salas

Jairo Franco Salas

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Acompañando a un amigo, Comunicador Social, que se había fracturado tres costillas , llegamos a un centro hospitalario de Santa Marta para que fuera atendido, lo que no sucedió. Encontré y observé allí una cantidad numerosa de personas enfermas, muy furiosas, angustiadas, impacientes, esperando atención médica.
Me vi obligado a observar a una mujer en estado de embarazo, respiraba con dificultad, con señas me dio entender que padecía de asma, lo comprendí. Salí raudo de ese hospital a la droguería más cercana, recordando la época que pertenecí a la selección Colombia de atletismo y en Concepción - Chile, fuimos campeones suramericanos. Compre el medicamento que sabía requería, y de vuelta rápidamente en el hospital, agite el inhalador y se lo aplique a la asmática; solo bastaron segundos para que se estabilizara ella y también su criatura que espera. Dialogamos breves minutos, me dijo ser venezolana, del Estado Falcón, de unos 25 años aproximadamente, desconocía las semanas de gestación; le aplique nuevamente el medicamento, que le dejé, le obsequie un refresco, me despidió con una sincera sonrisa.

En otro sitio, precisamente el Parque de Bolívar, encontré otra mujer embarazada en posición del pensador de Rodin, al verme me dijo: señor tengo hambre, observó que en mis manos llevaba un almuerzo, inmediatamente se lo entregue, almuerzo que era para el amigo comunicador que relacioné al inicio de ésta columna; esta joven mujer me dijo que era venezolana.

Son dos casos, de los miles que Migración Colombia tiene en sus estadísticas. Preguntamos ¿Qué buscan esas mujeres venezolanas embarazadas en Colombia? Un parto seguro que el gobierno de Venezuela no les puede garantizar. Desnutrición, empobrecimiento, desarraigo es el resultado de la migración de estas mujeres. ¿Cuál es la razón de esta diáspora? Es el mal manejo de la economía en Venezuela por el presidente Maduro, que está produciendo el desmembramiento de miles de familias, destruyendo la unidad familiar.

Los derechos vulnerados en Venezuela a estos migrantes los resumimos en el derecho a la vida digna, derecho a la salud, a la alimentación; también el artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que expresa que toda persona tiene derecho a salir de su país y regresar a él; derechos que no se cumplen y Maduro dice: “En Venezuela no hay crisis humanitaria”.

Sobre el particular, el Ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo García, por indicaciones del Presidente Duque, gestiona ante la ONU recursos para la manutención y atención en salud a los hermanos venezolanos. Para ello debe existir una relación de corresponsabilidad entre la ONU y los países a donde han llegado estos venezolanos; es el mayor desplazamiento humano conocido que se ha presentado en el hemisferio occidental. Once países acordaron proveer asistencia humanitaria a estos migrantes.

¿Estos bebés son colombianos? No, por el hecho de nacer aquí no lo son; sus padres son venezolanos; aquí procede el Ius Sanguinis, derecho de sangre y sería el criterio jurídico que adoptarán las autoridades colombianas. Por ahora serán bebés sin patria.

Más Noticias de esta sección

Publicidad