Retos al Partido Liberal

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Sofía Gaviria Correa

Sofía Gaviria Correa

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La proliferación de candidaturas por firmas en todos los sectores del espectro político es la expresión de la crisis sostenida por la falta de representatividad real de las directivas de los partidos frente a sus militantes y por la “politiquerización” de las formas democráticas que deben imperar en los mismos.
La prostitución de la política, o sea el abandono de las ideas a cambio de contratos o de cargos burocráticos, ha hecho que, en las altas jerarquías institucionales, se consoliden las personas más hábiles en esas prácticas, mientras son excluidas las personas verdaderamente comprometidas con la defensa de los principios de los respectivos partidos.

  Un medidor de esta distorsión democrática será la configuración de las listas cerradas, en caso de que este modelo se imponga para las próximas  elecciones.   Si no estoy diciendo la verdad en estas líneas, reto a los líderes de todos los partidos a que se ubiquen en los últimos lugares de las listas o, al menos, en el puesto de la última curul alcanzada en las pasadas elecciones al Congreso.  Así, por ejemplo, el doctor Serpa, se pondría en el número 18, en la lista Liberal. Espero que así lo haga, si cree que, bajo su manejo, el liberalismo se ha fortalecido y, por tanto, sobradamente, su curul no sufrirá ningún riesgo si queda en el puesto 18, inaugurando la lista cerrada en el senado.   Este reto lo extiendo a los directores de los demás partidos mayoritarios, para que superen su equivocada convicción de que ellos encarnan los partidos mismos.

 Así mismo, los reto a que, en esa lista, no solamente cumplan la Ley de Cuotas, a través de una lista semi-cremallera (2-1),  sino a que se comprometan con una lista cerrada cremallera, donde se garantice la paridad de hombres y mujeres en la participación por las curules de cada partido.

 A escasos días del Congreso Liberal, sé que expresar críticas justificadas, apartándose de los lineamientos de los jefes tradicionales, avivará los manejos antidemocráticos en la colectividad.  Por ello, convoco a que, a través de comunicados y declaraciones públicas, quienes son o han sido ediles, concejales, diputados, congresistas, ministros, magistrados, embajadores, alcaldes, gobernadores y presidentes liberales se pronuncien con firmeza por una renovación real del partido, señalando que este congreso no nos puede excluir a quienes actuamos desde la independencia, con la verdadera esencia liberal, la de los grandes ideólogos del partido, esa que representa a millones de colombianos y que ha conseguido las mayores victorias sociales para el país.

 Reto al Partido Liberal a definir candidato presidencial a través de una consulta abierta. Si el mecanismo para elegirlo no es este, sino una consulta cerrada que impida la participación de muchísimos colombianos con sentimiento liberal, o, por aclamación, en un congreso amañado, esta sí será la estocada final que se le dé al Partido Liberal, generando una estampida no solo en lo que queda de las bases liberales, sino también en muchos dirigentes del Liberalismo que, indignados, apoyarán a otros candidatos. 

 Urge la recuperación de la credibilidad en la política, que debería ser la profesión más respetada y valorada.  Pasar estos retos sería la única forma en que pudiéramos fortalecer verdaderamente al Liberalismo, en las próximas elecciones. 
Publicidad