Las armas de la guerra

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Wilfrido De la Hoz

Wilfrido De la Hoz

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Existe en toda Colombia, con excepción de las huestes del Gobierno, sospecha inquietante que las Farc están dilatando la entrega de las armas porque creen que fracasará el proceso de verificación y entrega a la delegación de la Organización de las Naciones Unidas.

Esa desconfianza generalizada tiene su fundamento en la aprehensión manifiesta por dirigentes del grupo guerrillero que no se han cumplido otros compromisos del gobierno suscritos en el Acuerdo Final asociados con la entrega de las armas como son la amnistía, adecuación de las viviendas en las zonas veredales temporales y otras cositas más.

Muchos colombianos piensan que las Farc volverán a usar las armas que han ingresado a las zonas veredales y las que aún no han entrado. Esa misma inquietud ronda en el alma del grupo guerrillero, porque todavía no tienen muy claro el total de armas en posesión de milicianos, cohetería que no entró a las zonas veredales y mucho menos el contenido de 1.000 caletas que están en modo espera.

Por otra parte, cualquier persona de mediana formación comprende que es un arma. En sentido metafórico, cualquier cosa capaz de causar un daño puede ser entendido como arma; por esa razón, el señor O. Bula Escobar publicó en su cuenta de twitter: “No me queda duda de que Fidel Castro declaró la droga como “arma legítima” para luchar contra “El Imperio”...

En algunos países, un objeto no puede ser considerado como arma si no fue creado con las funciones específicas de ataque o defensa. Sin embargo, el planeta está minado de armas, sin que muchos de nosotros ni siquiera imaginamos lo que sucede con el negocio de las armas. Pensamos que en el Medio Oriente están los mayores depósitos de armas. El mercado más lucrativo no son las trincheras sirias, sino los países de la coalición.

El Departamento de Estado norteamericano cifra en 11.000 millones de dólares la factura de su lucha contra el ISIS que lanzó en agosto de 2014. Una media de 12,5 millones diarios. El mayor costo de la guerra en Medio Oriente está en el mantenimiento de las tropas y bases; en la que intervienen media docena de potencias mundiales y regionales. “EE UU tiene tres bases en Siria y una compartida con los franceses. Rusia cinco y Turquía tres”, “Irán y Rusia mantienen y arman a más de 50 milicias”. A eso se suman los sueldos de combatientes.

Es sabido que en todos los países del mundo donde se desarrolle un conflicto armado, ingresan armas de contrabando. El contrabando de armas en Siria puede ser irrelevante para el mercado global pero se antoja crucial para el local. La reventa de municiones entre grupos armados, incluso enfrentados, es común.

Actualmente en nuestro país parece que está surgiendo este fenómeno de intercambio de armas mecánicas entre grupos al margen de la ley. También se están dando otros tipos de formas de luchas en La Habana entre las Farc y el ELN.

Twitter @WILFRIDODELAHOZ
Publicidad