Año Nuevo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eliecer Avendaño Restrepo

Eliecer Avendaño Restrepo

Columna: Nueva Misión y Visión

e-mail: [email protected]

Todos los finales de año y el inicio de otro, tienen muchas cosas hermosas y bellas, se desborda la alegría y se afirman las relaciones interpersonales, por lo menos en apariencia y nacen nuevas esperanzas de obtener el éxito que buscamos afanosamente cada nuevo día, siendo esto lo propio del emprendedor que su realización no ha llegado a los planos de su propósito y de quienes tienen programada su agenda para su porvenir.


De alguna manera este tiempo es descontado de la actividad normal y es posible que fortalezca la manera de enfrentar la vida de forma cotidiana y enriquezca el hacer proyectivo que nos disponemos organizar, para que la agencia de labores sea lo mayor productiva.

Lo gratificante del inicio del nuevo año son las propuestas que hacemos y nos hacemos, cambiando, mejorando, abandonando, compartiendo, reclamando, sustituyendo, construyendo, en fin nos ensimismados en el próximo futuro que nuestras metas parecen nubes oníricas rosadas que deambulan en rápido andar, por un cielo preñado de grandes luces brillantes que van desapareciendo a los meses pasar.

El inicio del año nuevo se siente en el alma de la mayoría, huele diferente, muestra sus diversos colores y se escucha el pregón cercano de la música que invita a juntar los cuerpos motivados por el divino acento de un buen vino, las remembranzas y la bulla de la venida de lo nuevo y los abrazos con olores de varias horas de copas libar.

Las sonrisas son diferentes y las viandas compartidas en mesa familiar saben a gloria y no solo llenan el estómago sino que recargan el espíritu que en su espera constante de ver lo correcto, entrega gracias del cielo y por esa entrega, la vida se armoniza con los deseos del Creador.

Vivir sumergido en las ondas del afecto que se difractan en todos los espacios donde danzan los corazones en tumultos, solo se vive al final del año, donde las preocupaciones se empequeñecen y nos sentimos fuerte, capaces de resolver todo, entonces la vida se ablanda y nos llenamos de felicidad.

Llega el día de reyes con todas sus galas, pero es el momento cuando sentimos que se acerca el momento crucial, el retorno, el pensar nuevamente en el próximo final del año, el esperar de la unión familiar, de recibir y dar los buenos deseos y es el instante donde sabemos que la espera tiene al final su gran pago, porque siempre tendremos Navidad y nuevo año.

Llegar a la realidad nuevamente es estresante, un salario minino que no alcanza con un aumento de unos pocos pesos enfrentado con un dólar fluctuante de $3.243 pesos, nuevos impuestos, servicios cobrados y no prestados, la carta del banco, el vecino escandaloso, la inseguridad, los robos cotidianos y la apertura de las instituciones educativas propuestas a mejorar y hacer por esta juventud lo que la familia y la sociedad no han hecho por ella, formarlos en el respeto y buen comportamiento y haber si en el 2017, logran que la pedagogía y la didáctica especial, inculque en los estudiantes el afecto por la ciencia y lleguen a la academia de la innovación, la inventiva y la creatividad. Que la filosofía educativa tenga como principio mejorar al máximo el presente como fundamento para construir el futuro que nos merecemos en bien de todos.
Publicidad