Recordando el conflicto

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

Durante el mes de mayo se está presentado en la Sala Fundadores Cine Club de la Universidad Central de Bogotá, películas, cortos y documentales que narran hechos sobre el conflicto armado en nuestro país. Algunas de estas grabadas en los años cincuenta y sesenta.


Esta exhibición se hace con motivo de los diálogos de paz en La Habana. Lo cual nos permite recordar el conflicto a través del arte. Y a ser sinceros esta violencia y sus intentos por hacer la paz, es un ciclo que se repite hace décadas. Más plata para educación y salud, y menos para la guerra eran y es la consigna, algo que no difiere de lo actual donde el mayor porcentaje del presupuesto está destinado a la guerra.

“Canaguaro”, “Esta fue mi vereda”, “Asesinato del sargento Escobar en Gachetá”, “Entierro de Guadalupe Salcedo”, “Semana de la Democracia”, “Muerte de Efraín González en operativos de Bogotá”, “Imágenes del Bogotazo”, “Heridas” son algunas de las películas, cortos y documentales que han exhibido.

Es deber de todos nosotros conocer de primera mano las atrocidades del conflicto interno, y que más que un filme que nos ayude a entender y a tener memoria de hechos de violencia que esperamos que cuando se firmen los acuerdos no vuelvan a suceder.

Empero hay una porción de ciudadanos en el país que desconocen esos contextos políticos, históricos y culturales que dieron origen a la guerra y el dolor que embarga a seis millones de desplazados, víctimas de estos hechos.

Dilma: Un fuerte golpe a las instituciones dio el Congreso de Brasil a suspender a Dilma Rouseff, valiente mujer que paradójicamente no está acusada por corrupción, como si lo están la mayoría de senadores que votaron por su suspensión.

Bárbaro: Es la definición que merece el procurador General, Alejandro Ordóñez. Pide bombardear los montes del Caquetá y amenaza al señor Presidente en una dura carta desde Miami, donde estaba haciendo política. ¿Acaso, no es un hombre católico amante de la vida?
Publicidad