Equidad, así de sencillo: ¡Equidad!

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Edward Torres Ruidiaz

Edward Torres Ruidiaz

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Esta semana inicia en la Asamblea Departamental el estudio del Plan de Desarrollo 2016-2019, documento que nos dará una idea del rumbo de la gestión del Gobierno Departamental.
Desde los municipios del sur hemos hecho énfasis al Gobierno Departamental en darle importancia a un criterio básico: la equidad, es decir, que los recursos lleguen a los treinta municipios y no solamente a Santa Marta como históricamente ha ocurrido.

 

El gasto público es una de las pocas fuentes de irrigación de recursos para municipios donde son escasas otras actividades económicas. Lastimosamente algunas entidades no vienen cumpliendo con este principio de la equidad en sus procesos de planeación y ejecución del gasto público a su cargo.

Por ejemplo, la Corporación Autónoma Regional del Magdalena –Corpamag – que ha manejado una desigual e inequitativa distribución en los flujos de contratación para los municipios del Magdalena: casi la mitad, el 45,3% de los $274 mil millones del gasto contractual de Corpamag entre 2007-2015 (Secop) se ejecutó en proyectos que tuvieron como lugar de ejecución a Santa Marta, por un valor de $124 mil millones.

Le sigue la subregión Norte con $82 mil millones, equivalentes al 30,2% de la contratación total y la subregión del Río con el 22.3% ($61 mil millones). En cambio fue mínima la participación las subregiones Sur con el 1.8% de la contratación ($5.027 millones) y la subregión Centro con apenas el 0.4% ($1.076 millones).

El municipio que sigue con mayor inversión es Sitionuevo con el 21,5% de la contratación de Corpamag, por un valor de $58 mil millones, Pueblo Viejo con el 15.5% del gasto por valor de $41 mil millones y Zona Bananera con el 7% por valor de $19 mil millones. Es decir, un solo municipio, Santa Marta, absorbe casi la mitad del valor de la contratación y cuatro municipios (Santa Marta, Pueblo- viejo, Zona Bananera y Sitionuevo) absorbieron el 90% de la contratación total de Corpamag en el período.

En contraposición, los otros 26 municipios del Magdalena debieron compartir el 10% del gasto, algunos como Zapayán con ausencia total de contratación y para 23 de estos fue de menos del 1%. Las cifras son contundentes y no es un asunto de poca monta. Estamos hablando de municipios que aportan la sobretasa ambiental a Corpamag y recursos que la Nación envía para invertir en todos los municipios y no en uno solo. Obviamente esta política inequitativa mucha relación debe tener con el actual desastre ambiental y los pésimos indicadores de gestión ambiental que muestra el Magdalena.

Otras entidades como la Universidad del Magdalena presentan un comportamiento parecido en relación con la focalización de su gasto: el 72% de sus estudiantes son oriundos de Santa Marta y el gasto de inversión está dirigido exclusivamente a la sede ubicada en esa ciudad con gastos como la construcción de una nueva puerta de entrada, tan suntuarios frente a la inexistente inversión a los demás municipios. De allí que el indicador de cobertura universitaria de Santa Marta sea del 78% mientras para los demás municipios es de apenas el 1.3%: un resultado inequitativo producto de una política inequitativa, cuyos extremos se repiten en todos los sectores.

Son apenas dos muestras de una política que, sin duda, es necesario comenzar a cambiar. Por ello hemos solicitado al Gobierno Departamental la subregionalización de la inversión del Plan de Desarrollo que por primera vez permita a cada municipio esperar algo del desarrollo planificado.

Más Noticias de esta sección

Publicidad