Los quince años que cambiaron a Colombia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com

Este año se conmemoran los 15 años de la instauración de lo que hoy se conoce como Plan Colombia. En momentos en que el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc se aprestan a firmar un cese de hostilidades, la pregunta en muchas mentes es si la ayuda de Washington continuará en un eventual pos conflicto.

 

Desde la óptica de la política exterior de los Estados Unidos, este es quizás uno de los programas de ayuda más exitoso de ese país. Fue exitoso en unos aspectos aunque fracasara en la consecución de su objetivo inicial, que era acabar con la producción de psicotrópicos en Colombia.

A raíz de los atentados en el año 2001, la política exterior de los Estados Unidos hizo un giro importante al enfocar mucho de sus esfuerzos en combatir el terrorismo a nivel mundial. Fue este giro el que permitió que los recursos dedicados a combatir el narcotráfico pudieran dedicarse a combatir a las Farc, que fueran catalogadas grupo terrorista. Realmente este fue el punto de quiebre que logró inclinar el balance del conflicto a favor de la fuerza del Estado colombiano.

Que Serpa a estas alturas del partido salga decir que el plan Colombia fracasó porque el narcotráfico y la guerrilla están ahí, lleva a concluir que Serpa ha estado viviendo en otro planeta. No creo que la idea inicial del plan hubiera sido acabar con el narcotráfico del todo, lo cual es un imposible mientras haya consumidores. La idea siempre fue la reducción importante de la producción, a su vez quitándoles el poder intimidatorio a los carteles de la droga, incluido el cartel de la Farc.

Si hacemos un poco de historia, cuando Pastrana llega al poder en el año 98, encuentra una nación fallida e inviable por cuenta del desgobierno de Samper, del cual vale la pena recordar el doctor Serpa fue parte importante. Pastrana encontró una guerrilla que estaba punto de tomarse el poder y unos carteles poderosísimos. El negocio de la droga ha sido el mayor combustible de la guerra y la corrupción en Colombia; es el factor común a todos los elementos perturbadores de la vida social.

Hay que reconocerle a Pastrana el haber conseguido la ayuda de los Estados Unidos para recuperar la viabilidad del Estado colombiano, aunque inicialmente se hubiera disfrazado bajo la apariencia de ayuda en la lucha contra el narcotráfico. Con todos los recursos obtenidos se inició una nueva era para nuestras Fuerzas Armadas que lograron profesionalizarse y modernizarse. El resto de la historia la sabemos los colombianos de memoria.

Lo que cambió en estos 15 años es que el Estado colombiano se fortaleció y que hoy Colombia es una nación viable. Los grandes ganadores de la instauración del plan Colombia somos los colombianos. Con el giro que le dio Bush a la destinación de los recursos, no sólo se logró neutralizar a las Farc sino mantener un equilibrio geopolítico ante el resurgimiento de la izquierda en Suramérica; Colombia se convirtió en el principal aliado de los Estados Unidos en la región para mantener a raya la amenaza creciente que representaba Chávez y sus aspiraciones expansionistas.

En respuesta a Serpa, la guerrilla y el narcotráfico van a estar ahí por mucho rato porque las causas que le dieron origen aún están ahí. Mientras Colombia siga siendo uno de los países con mayor desigualdad social, mientras Colombia siga siendo gobernada por unas élites mayormente incapaces, indiferentes y corruptas, Colombia será un país en guerra y de narcotraficantes. Porque en últimas, los verdaderos enemigos no son las Farc ni los carteles de la droga ni los paramilitares.  Los verdaderos enemigos son la pobreza, la ignorancia, la aberrante desigualdad social y la corrupción, y contra estos enemigos no hay Plan Colombia que valga.

Reflexión: Si robaran menos, nos ahorraríamos la vergüenza de ir a mendigar recursos a Washington.  Se robaron en Reficar el equivalente a la ayuda de varios años, y nadie responde ni sabe nada…y no pasará nada….por lo menos no a los que debería pasarles.

Por: German Vives Franco
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad