Congelación de las economías en el mundo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Gustavo Hernández López

Gustavo Hernández López

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El año que acaba de pasar en materia económica sin duda fue bien complejo tanto en los países desarrollados como en los subdesarrollados. Todos redujeron sus índices de crecimiento económico. La única economía que mostró un desarrollo estable y una leve recuperación fue la de Estados Unidos.

 

La comunidad europea, tuvo como común denominador una situación dificultosa y  en el 2016 lejos de mejorar  el panorama económico se oscurece. No han podido despejar. Se salva Alemania la principal potencia económica de la Unión Europea, con el PIB más alto de Europa Occidental.

Incluso en los países nórdicos que resistían y manejaban con solvencia el Estado Bienestar,  también han tenido ralentización económica. Las  demás naciones, especialmente España, Grecia y Portugal han observado con angustia y preocupación lo ocurrido en el 2015.

En este año en todo el orbe habrá restricciones de toda índole, carestía en los productos de primera necesidad y sobre todo en aquellos importados, mayores cargas impositivas y disminución de beneficios sociales. Todo ello es producto de la crisis financiera del 2008, la cual empezó en los Estados Unidos y se propagó por el resto del mundo.

El balance general en el aspecto social es negativo, por cuanto se aumentó la desigualdad. De ahí que haya habido una serie de reuniones internacionales en las cuales han participado los países del tercer mundo y las potencias con el fin de analizar y discutir este tema.

La desaceleración de la economía china, la caída del precio de las materias primas, la baja del valor del barril de petróleo y la revalorización del dólar, han originado en buena parte la descomposición y el desequilibrio de las economías en Europa y en los países emergentes , incluida América Latina.

Los americanos en contraste con el viejo continente, poseen una inflación razonable, bajaron el desempleo y su crecimiento es moderado. Eso favorece a Obama y a las pretensiones demócratas con miras a las próximas elecciones presidenciales, que tendrán lugar el próximo noviembre.

La China atraviesa una embarazosa circunstancia financiera, que se refleja además  como lo describe extraordinariamente bien Mark Magnier el 27 de diciembre de 2015 en su artículo publicado en The Wall Street Journal titulado "El sueño chino se desvanece y los trabajadores se vuelven más beligerantes";en las   protestas laborales , dado que son muchos los chinos que se han quedado sin posibilidades de sustento al sacarlos a la calle sus empleadores y en la medida en que el desempleo se encuentra in crescendo, pues es normal que  haya manifestaciones de descontento. Nunca en esta nueva  China capitalista comunista se había vivido algo parecido, ni se imaginaban sus dirigentes que se llegaren a registrar este estado de cosas. Ciertamente estas huelgas, conflictos y cierre de fábricas están desestabilizando la armonía sindical y laboral.

Se está sucediendo lo mismo que en Gran Bretaña con motivo de la revolución industrial, toda vez que allí las máquinas sustituyeron la mano de obra, ocasionando cantidad de obreros marginados de sus empresas.

Otro factor que va a afectar enormemente todas las economías  es aquél que se relaciona con la subida de las tasas de interés por parte del Banco Central de los Estados Unidos. Se produjo un aumento mínimo del 0.25%. A los países emergentes y ahí estamos nosotros se les esfumarán los dineros de los inversionistas y accionistas que estaban funcionando en los movimientos bursátiles y de finca raíz  y  volverán los ojos hacia Washington.

Habrá menos dólares en nuestra economía, ya estamos palpando tal situación. Esa escasez origina que el precio de la moneda americana suba como en efecto está aconteciendo. Asimismo la venta de acciones ocasiona baja en  su precio. El efecto del dólar a más de 3000 pesos se nota en las mercancías importadas. Por ejemplo unas cuchillas Gillette Fusion duplicaron el precio y así pasa con aquellos productos traídos del exterior.

Ante la caída de los ingresos mineros y petroleros el gobierno  estará forzado a hacer una reforma tributaria. Seguramente el IVA subirá 3 puntos y requerirá de la venta de Isagen. El presupuesto se hizo con base en un barril de petróleo a 80 dólares y resulta que actualmente está a menos de 40. Hay que tapar ese hueco fiscal de alguna manera y en consecuencia serán los contribuyentes los directamente damnificados.

 

Más Noticias de esta sección

Publicidad