¡Albricias!

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Amilkar Acosta Medina

Amilkar Acosta Medina

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Al cierre del año 2010 los colombianos recibieron la buena nueva del magnífico desempeño de la estatal petrolera, Ecopetrol. Con el aumento de sus reservas de crudo se espantaba el fantasma de la pérdida del autoabastecimiento de hidrocarburos y al coincidir con una coyuntura de precios al alza había contribuido a mejorar la balanza exterior y a aliviar el crónico déficit fiscal de la Nación.

De un volumen de reservas de 1.137 millones de barriles con las que contaba Ecopetrol como grupo empresarial en 2008, se pasó a 1.538 millones en 2009 y últimamente a 1.714 millones en 2010. Lo propio podemos decir de la producción, la cual superó con creces la meta de Ecopetrol en 2010 que era en promedio de 565.000 barriles diarios al alcanzar la cifra record de 785.000 barriles diarios; es decir, 39% por encima de lo esperado y un 16.9% superior al promedio del año anterior.

En cuanto al comportamiento de los precios podemos decir que después de haber alcanzado el pico de los US $147.50 el barril en julio de 2008 se derrumbaron al mismo ritmo de la Gran crisis económica global hasta tocar el piso de los US $35.4 en diciembre de ese mismo año y desde entonces no ha hecho más que subir de manera sostenida, al punto que ha vuelto a rebasar en el último mes la cotización de los US $90 dólares el barril. Sintje Diek, analista petrolero del HSH Nordbank, pronostica que se puede esperar "que este año sea más volátil que el 2010 y no descarto que veamos el crudo a más de US $100 el barril".

Ecopetrol basó su plan de inversión para el 2010 en precio promedio del crudo a US $65 el barril, pero al final fue de US $79.53, lo cual lógicamente repercutió favorablemente en sus estados financieros y por consiguiente en el buen suceso para sus accionistas, empezando por la Nación que hoy posee el 89% de las acciones. Es indudable, entonces, que Ecopetrol está pasando por su mejor momento; no obstante, para que sea sostenible y se prolongue en el tiempo es absolutamente necesario dar con la aleatoria posibilidad de un nuevo hallazgo equiparable con Caño Limón siquiera y a ello le está apostando. Por lo pronto crucemos los dedos para que se nos cumpla este deseo.

Publicidad