Gobierno de Nicaragua saca de la cárcel a 1.200 presos comunes

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Managua, 12 nov (EFE).- El Gobierno de Nicaragua sacó de prisión este martes a 1.200 presos comunes, quienes fueron a sus casas bajo el beneficio legal de convivencia familiar.
La cantidad de reos enviados a sus casas por el Gobierno de Nicaragua elevó a 6.149 el total de convictos beneficiados con esta medida desde finales del año pasado.

Los presos fueron entregados a sus familiares en diferentes ceremonias realizadas en las ciudades que cuentan con sedes del Sistema Penitenciario Nacional.

"Este día significa para muchos un mañana mejor (...), permitan que Dios los guíe en su caminar", dijo a los reos la ministra de Gobernación, María Amelia Coronel, en la ceremonia principal de excarcelación, en la cárcel "La Modelo", sede nacional del Sistema Penitenciario, ubicada en la ciudad de Tipitapa, en el Pacífico de Nicaragua.

La nueva excarcelación de personas que estaban presas por cometer delitos contrastó con la decisión de mantener en la cárcel a por lo menos 139 opositores, según las estimaciones de la Asociación de Familiares de Presos Políticos (AFPP).

El Gobierno ya se había comprometido a liberar a todos los "presos políticos" en unas negociaciones con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, realizadas entre febrero y abril pasado.

Las autoridades finalmente otorgaron libertad condicional a unos 620 "presos políticos", pero cerca de un centenar permanecen encerrados, mientras el total se ha elevado a 139, debido a que el Gobierno continúa capturando a personas que muestras rechazo hacia el presidente Daniel Ortega, según la oposición.

Los 620 "presos políticos" excarcelados en junio pasado lograron salir de prisión por medio de una "Ley de Amnistía" creada por Ortega, pero que los opositores rechazan porque sostienen que, según la Constitución de Nicaragua, protestar no es considerado delito.

La mayoría de personas arrestadas por protestar contra Ortega, incluyendo varios periodistas, han denunciado que fueron torturados dentro de la cárcel y se declararon víctimas de tratos crueles e inhumanos.

En mayo pasado el "preso político" de doble nacionalidad nicaragüense y estadounidense Eddy Montes Praslín murió al recibir un disparo del arma de uno de los custodios.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 595 y el Gobierno reconoce 200 al tiempo de denunciar un supuesto intento de golpe de Estado.

Según el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), adscrito a la CIDH, el mayor responsable de la violencia es el Gobierno de Daniel Ortega, al que atribuye incluso crímenes "de lesa humanidad". EFE