Odisea para realizar la cumbre entre Pyongyang y Washington

En una carta enviada a Kim, Trump argumentó que los últimos comentarios "hostiles" de Pyongyang contra su Gobierno hacen inviable la cita.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Pese a la cancelación de la cumbre entre EEUU y Corea del Norte, los mandatarios de ambos países se manifiestan y reviven esperanzas para su posible realización.

El primer ministro de Corea del Sur, Lee Nak-yeon, lamentó ayer en Viena la cancelación de la histórica cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte, aunque destacó que su país intentará aprovechar las "históricas oportunidades" del reciente diálogo intercoreano.

"Estamos muy tristes de que la anunciada cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte no pueda celebrarse", dijo Lee durante una declaración ante la prensa, junto al canciller federal austríaco, Sebastian Kurz.

"Pero trataremos de seguir aprovechando las históricas oportunidades que se han creado en la cumbre intercoreana", agregó el jefe de Gobierno surcoreano en relación al encuentro celebrado entre los presidentes de ambos países el pasado 27 de abril.

"Para ello, nos seguiremos comprometiendo y esforzando para crear un entorno de paz en la península coreana", señaló Lee, según la traducción simultánea al alemán de sus palabras en coreano.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló ayer de forma abrupta la cumbre prevista con el líder comunista norcoreano, Kim Jong-un, prevista el 12 de junio en Singapur para tratar el posible desmantelamiento del programa nuclear norcoreano.

En una carta enviada a Kim, Trump argumentó que los últimos comentarios "hostiles" de Pyongyang contra su Gobierno hacen inviable la cita, que habría sido la primera reunión en la historia de líderes de los dos países.

En los últimos días, Pyongyang había condenado -con insultos dirigidos, por ejemplo, al vicepresidente Mike Pence- lo que considera como un intento de Washington por imponerle en el marco de la cumbre un modelo de desnuclearización "unilateral", similar al acordado entre EEUU y Libia en 2003.

Años más tarde, el entonces líder libio, Muamar Gadafi, acabó siendo asesinado por milicianos, apoyados por Estados Unidos, en una revuelta interna en su país en 2011.

Trump se pronuncia

Donald Trump afirmó ayer que su cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, podría ser aún el día 12 de junio, tras haberla cancelado este jueves, y aseguró estar en contacto con el liderazgo del país asiático.

"Podría ser incluso el día 12... Tienen mucho interés en hacerla, nos gustaría hacerla. Veremos qué pasa", dijo Trump ante los periodistas antes de subir a su helicóptero presidencial. EFE