¿Qué pasará con los vendedores ambulantes a las afueras del Teatro?

Entes encargados de la remodelación del emblemático Teatro Santa Marta le exigen a la Alcaldía Distrital, la reubicación de los vendedores ambulantes de alrededor del recinto antes de su terminación.

Zona Crítica
Tamaño Letra
  • Font Size
En una reunión llevada a cabo este jueves en las instalaciones del Teatro Santa Marta, el Ministerio de Cultura, el contratista de la obra y la veeduría ciudadana fueron enfáticos en resaltar que los vendedores ambulantes deben ser reubicados antes de que la obra finalice.

Hay aproximadamente 30 puestos ambulantes alrededor del Teatro Santa Marta, situación que preocupa a la Veeduría Ciudadana y al Consorcio Obras TSM que es el encargado de la remodelación del teatro.

Por Wendy López Picón
Redacción EL INFORMADOR
Fotos Edgar Fuentes y Orlando Marchena

Este jueves se realizó una Mesa Técnica en las instalaciones del Teatro Santa Marta, donde el Consorcio Obra TSM expuso los nuevos planos del Teatro y resolvió inquietudes a los representantes de Fontur, Contraloría, Veeduría Ciudadana, Interventoría, MinCultura y Alcaldía de Santa Marta que hicieron presencia. Uno de los temas principales fue la reubicación de los venderos ambulantes que rodean las obras.

Hay aproximadamente 30 puestos ambulantes alrededor del Teatro Santa Marta, situación que preocupa a la Veeduría Ciudadana y al Consorcio Obra TSM que es el encargado de la remodelación del teatro.
La cantidad de carretillas donde venden alimentos, jugos, accesorios, zapatos, ropa y donde además están ubicados dos contenedores de basura, presentan un problema para la recuperación de este emblemático escenario, pues su remodelación comprende también los costados del teatro, donde el consorcio tiene los planos para hacer del espacio un lugar armonioso, lleno de árboles y sobre todo libre de ventas ambulantes.

“Es necesario que la Alcaldía de Santa Marta resuelva el problema de ocupación de espacio público sobre la carrera 5ta y calle 16 antes de la entrega del teatro, para lo cual debe diseñar un programa de renovación urbana, de espacio público circundante que resuelva la deficiencia de parqueaderos para el teatro y el sector; igualmente debe formular el programa de reubicación de ventas ambulantes y estacionarias. No podemos tener una actividad cultural e institucional alrededor de un desorden urbano.”, manifestó Luis Ignacio Diazgranados, Director de la Veeduría Ciudadana del Teatro Santa Marta.

Asimismo Patricia Moreno, directora del Fundam que también asistió a la reunión manifestó “los vendedores de jugos por muy tradicionales que nos parezcan no pueden estar ahí y sé que será un gran lío, pero la Alcaldía debe pensar ya cómo se hará esa reubicación de los vendedores ambulantes.”

El Distrito tiene una ardua tarea para la reubicación de los vendedores, quienes llevan posicionados en esa zona hace más de 30 años, la cual esperan se logre antes de marzo del 2020, fecha estipulada para la entrega del teatro.

Empresa operadora del teatro

Otra de las inquietudes manifestadas por la veeduría fue sobre cuál empresa será la encargada del funcionamiento del teatro.

“Dada la complejidad de las actividades de operación del teatro y la cuantiosa inversión que la nación destinó para esta proyecto, debe el Distrito abrir el proceso de selección de la empresa operadora del teatro antes de que el contratista termine sus actividades, a fin de que se coordinen los trabajos de afinación espacial y la capacitación del personal idóneo para el sostenimiento y operación del edificio , igualmente debe el Distrito apropiar una partida presupuestal anual de costos de funcionamiento para garantizar su sostenibilidad en el tiempo, una inversión como esta no es para jugar.”, reiteró Diazgranados.

De igual modo expresaron que la empresa que entraría a operar el anhelado teatro debe hacer un plan de desarrollo y un plan administrativo a un año, para que no sea solo entregar una infraestructura, sino un lugar donde los samarios y visitantes puedan disfrutar de obras teatrales, música y vivir el arte desde su inauguración.

Las obras del teatro son ejecutadas por la firma contratista Consorcio Obra TSM y cuentan con la interventoría de Ingeobras S.A.S., en tanto que la gerencia del proyecto estaba a cargo de El Fondo Nacional de Turismo, Fontur.

Teatro sin luces y sonido

En marzo del 2020 el Consorcio Obra TSM entregará el teatro con un avance del 95%, quedando faltando la luminaria y el sonido de la parte escénica, faltante que generó molestias por parte de la veeduría ciudadana y de los presentes, quienes afirmaron que sin luces y sonidos no había teatro.

La encargada del Ministerio de Cultura, Claudia Isabel Niño Izquierdo, ante las quejas hizo un llamado a los entes territoriales para búsqueda del dinero faltante que oscila entre los nueve mil y diez mil millones de pesos.

“El llamado es a todas las entidades, no podemos decir Fontur cómo lo va a solucionar, Alcaldía cómo lo va a solucionar, Ministerio cómo lo va a solucionar, más bien cómo vamos a solucionar todos lo que nos falta, todos somos estado aquí no hay un solo responsable, somos estado y algo tenemos que hacer para lo que nos pueda faltar.”, dijo Niño.

Ante esto Daniel Varón Quintero, presidente de la Sociedad de Arquitectos del Magdalena y quien hace parte de la veeduría mostró su inconformismo, “estoy absolutamente inconforme con la actitud de los funcionarios del gobierno central (Fontur y Mincultura), nos cuentan que en marzo 3 de 2020 entregaran el teatro sin luces de escena, sin equipo de sonido y sin planta eléctrica entre otras cosas.

Estos funcionarios vinieron a pasar el sombrero con la pretensión de que la alcaldía, la gobernación y la empresa privada consigan cerca de nueve mil millones para poner en funcionamiento el edificio en su actividad teatral.”

Asimismo reconoció que los planos para la remodelación del Teatro Santa Marta satisface las expectativas de la veeduría, pero que ni la alcaldía, ni la gobernación son responsables de los incumplimientos de las entidades de orden nacional.

“Ahora con un discurso bajo el lema "todos somos estado" estos funcionarios de Mincultura y Fontur vienen irrespetuosamente a pedir a la ciudad recursos económicos para entregar terminado lo que debieron concluir hace meses.”, enfatizó Varón.

En el 2012, la entonces ministra de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez Correa, formalizó el inicio de las obras de restauración del Teatro Santa Marta, en su primera etapa, cuya inversión era de $13.640 millones. Desde entonces el teatro ha pasado por diferentes vicisitudes y esta vez anuncian que en marzo del 2020 los samarios por fin tendrán teatro.
Publicidad