El Homo sapiens pudo haberse extendido en Asia por rutas aún inexploradas

Tecnología
Tamaño Letra
  • Font Size

Berlín, 29 may (EFE).- El Homo sapiens pudo haberse dispersado por Asia durante el paleolítico tras haber salido de África por rutas que, hasta ahora, los arqueólogos no han habían explorado por considerarlas intransitables.

Esa es la conclusión de un estudio de un equipo dirigido por Feng Li, del Instituto de Paleoantrología de Pekín, apoyado por la Sociedad Max Planck y publicado en la revista PLOS ONE.

Hasta ahora, la mayoría de los modelos destinados a determinar las rutas recorridas por el Homo sapiens veían como barreras insuperables el desierto de Gobi, situado entre el norte de China y el sur de Mongolia, y las montañas de Altai.

Eso llevó a que los arqueólogos tendieran a dejar de lado esas regiones a la hora de buscar rastros del recorrido del Homo sapiens a través de Asia.

En su estudio Li y sus colaboradores utilizaron una herramienta informática conocida como Geographic Information System (GIS) para reconstruir las condiciones climáticas del norte y del centro de Asia en el pleistoceno tardío e identificar posibles rutas de viaje del Homo sapiens.

Los datos obtenidos apuntan a que si bien el desierto de Gobi y las montañas de Altai eran insuperables en periodos glaciales, no lo eran en periodos interglaciares cuando se podían recorrer siguiendo antiguos sistemas fluviales.

El pleistoceno es una época geológica que coincide con el paleolítico, que se inició hace unos 2,59 millones de años y terminó en el año 10.000 antes de Cristo.

Durante esa época se dieron periodos glaciales en los que el hielo del polo norte se extendió hacia el sur pero también épocas llamadas interglaciales.

Los autores advierten de que el estudio no demuestra definitivamente que esas rutas hayan sido recorridas y que se requiere desarrollar modelos más detallados para revisar los resultados.

Sin embargo, el modelo identifica posibles rutas que pueden abrir posibilidades de exploración arqueológica.

La comprensión de la forma en la que el Homo sapiens se dispersó a través de Asia es importante para determinar cómo se extendieron la cultura y la tecnología y cómo se relacionó nuestra especie con parientes extintos nuestros como los Neanderthal y los Denisovan.

Patrick Roberts, de la Sociedad Max Planck, considera que el modelo invita a arqueólogos y antropólogos a buscar rastros de presencia humana y de interacción con otros homínidos en partes de Asia hasta ahora descuidadas.EFE