Cuidado con la visión borrosa, usted podría tener astigmatismo

Esta distorsión puede estar presente al mirar objetos cercanos o lejanos.

Salud
Tamaño Letra
  • Font Size

La presencia de una sombra inusual en la visión puede ser una señal de que usted tiene astigmatismo.

El astigmatismo, es un defecto refractivo que puede alterar la manera en que observamos los objetos, las personas o las cosas que se encuentren a corta, media y larga distancia.

Este problema hace que las personas observen las cosas de forma borrosa. Sin embargo, el nivel de afectación visual dependerá de la magnitud del astigmatismo, el cual varía en cada caso.

“Casi en todas las ocasiones este defecto se presenta por causa de una irregularidad en las curvaturas de las córneas de los ojos”, asegura Claudia Blanco, especialista de la Clínica Oftalmológica de Cali.

La médica oftalmóloga, experta en córnea y segmento anterior, explica que cuando hay este problema visual muchos pacientes manifiestan que observan algo similar a una sombra.

Esta distorsión puede estar presente al mirar objetos cercanos o lejanos, y también se manifiesta en cualquiera de las cuatro direcciones de la visión: arriba o abajo, a la izquierda o a la derecha.

“Hay casos en los que el astigmatismo es tan grave que las personas ni siquiera pueden leer debido a la borrosidad con la que observan las cosas. También afecta mucho a las personas cuando van manejando, sobre todo en la noche, porque ven las luces de los carros de manera distorsionada”, expone la especialista.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, también indica que los errores de refracción no corregidos son la causa más común de discapacidad visual en todo el mundo, y la segunda causa de la ceguera.


En el astisgmatismo, los ojos no enfocan bien.

De acuerdo con la OMS, aproximadamente una de cada 200 personas en el mundo es ciega, y otros 246 millones tienen mala visión, con diferentes niveles de discapacidad, de moderada a grave.

Este defecto se puede tratar con gafas, pero usarlas de forma permanente no va a hacer que el problema desaparezca. Mientras el paciente tenga puestos los anteojos la sensación de borrosidad visual no estará presente, pero cuando se los quite el defecto regresará.

La única manera de tratar el astigmatismo definitivamente es con la realización de una cirugía refractiva con láser o con la instalación de un lente artificial intraocular. Antes de la realización de estos procedimientos se requiere una previa valoración oftalmológica.

La doctora Blanco aconseja que la forma en que el paciente tratará su problema visual “dependerá de cada caso y de lo que más beneficie a la persona. Se debe mirar si le parece más conveniente el uso de las gafas o si, por el contrario, prefiere no utilizarlas: en este caso es recomendable la realización de la cirugía refractiva láser. La implantación de un lente intraocular no debe realizarse en menores de 58 años solo para corregir defectos refractivos, a no ser que también presente una catarata”.

Dependerá también de las actividades diarias del afectado. Por ejemplo, si es alguien que es deportista o trabaja en sitios soleados, es claro que encontrará incómodos los anteojos.

En estos casos, al realizar la cirugía de catarata los especialistas reemplazan el cristalino opaco por un lente artificial intraocular llamado tórico que también corrige el astigmatismo.

La experta recalca que tener astigmatismo no quiere decir que el ojo no esté sano.

Lo que indica este problema es que los ojos “no enfocan bien”, pues existe un defecto refractivo.

Pero hay otros casos en los que además de haber astigmatismo, el ojo también está enfermo.

Hay patologías de la córnea como el queratocono (adelgazamiento de la córnea que provoca que la visión sea borrosa y distorsionada) que hacen que las complicaciones por defectos refractivos sean aún más severas. En casos como este son necesarios otros tipos de tratamientos distintos a los habituales.

El astigmatismo no es un problema congénito, pero sí hay familias en las que la mayoría de sus integrantes padecen las mismas o similares afecciones oculares.

Los defectos refractivos como el astigmatismo no se pueden prevenir, pero sí son tratables.

Más Noticias de esta sección

Publicidad