¿Qué tanto sabe del vitíligo?

Salud
Tamaño Letra
  • Font Size
No existe una causa concreta por la que se desarrolle esta patología. Una de las teorías más aceptadas es que se trata de un problema del sistema inmune del organismo.

El vitíligo es una enfermedad de la piel que resulta de la pérdida de la pigmentación, como consecuencia de las alteraciones de las células que la generan, denominada melanina. Esta carencia se manifiesta en forma de manchas blancas en la piel. Es una enfermedad frecuente que afecta al 1 o 2 por ciento de la población, generalmente de edades inferiores a los 20 años y superiores a los 50.

Según estudios médicos, el grado de pérdida de melanina puede cambiar según la placa de vitíligo. Puede comenzar con una pérdida rápida y continuar, posteriormente, hasta que se detiene de pronto, sin razones conocidas. Es frecuente que se alteren ciclos de vitíligo activo, frente a otros periodos de vitíligo estable.

Las causas

No existe una causa concreta por la que se desarrolle esta patología. Una de las teorías más aceptadas actualmente es que se trata de un problema del sistema inmune del organismo, por el que reacciona contra las células pigmentarias del cuerpo.

Por otro lado, hay una teoría que afirma que las catecolaminas (neurotransmisores segregados en las terminaciones nerviosas y vertidos en la sangre) tienen efectos tóxicos en las células pigmentarias y esto produce los parches de despigmentación en la piel.

Una de cada cinco afectados tiene algún familiar con esta enfermedad, por lo que podría haber un componente genético entre las causas de vitíligo.

Síntomas

El vitíligo se manifiesta en la piel exclusivamente, con la aparición de zonas irregulares carentes de melanina de diversos tamaños y con tendencia a la simetría entre ellas.

En algunas ocasiones se pueden apreciar puntos más oscuros como consecuencia de la repigmentación, usualmente alrededor del vello.

La gravedad y rapidez de la pérdida de la pigmentación varía según el paciente.

Los síntomas serán más notorios en personas con la piel más bronceada. Los pacientes de piel clara lo notarán al coger color.

En los casos más severos de vitíligo, el enfermo ha llegado a perder la totalidad de la pigmentación de la piel.

Prevención

El vitíligo es una patología con origen desconocido, por lo que no se puede prevenir. A los pacientes que la sufran, se les recomienda tomar menos el sol para que no sea tan evidente el contraste entre las zonas pigmentadas y despigmentadas y pase más desapercibido.

Hasta el momento no hay una medicina realmente eficaz para curar esta enfermedad, pero hay alternativas que pueden mejorar el vitíligo. El tratamiento dependerá de varios factores como cantidad de parches en la piel, en qué proporción se han extendido, preferencia personal del paciente, entre otros.

Los tratamientos tienen como objetivo restaurar el color de la piel, pero no siempre tiene resultados, y algunos de estos pueden traer consigo efectos secundarios.

Las zonas más comunes para la aparición de las manchas son:

• Las axilas y la ingle.
• El ombligo.
• Zonas descubiertas como la cara
(boca, fosas nasales y ojos) y las manos.
• Los genitales.
• Áreas rectales.

Tipos de vitíligo

El vitíligo se clasifica en dos tipos con mecanismos patógenos diferentes:

• Vitíligo no segmentario o de tipo A

Es el tipo más frecuente. Estos pacientes suelen tener antecedentes familiares. La distribución de las manchas por la piel es de forma simétrica habitualmente y la edad de aparición es indiferente, salvo en pacientes que tengan algún familiar con vitíligo. En estos casos la edad de inicio suele ser temprana.

Dentro de la clasificación no segmentaria hay cuatro clasificaciones según la distribución del proceso:

Localizado: una o pocas manchas en una región concreta. Puede ser focal, segmentaria o mucosa.

Acrofacial: se manifiesta en la zona distal de los dedos y los orificios de la cara.

Acral: se limita solamente a los pies y las manos.

Generalizada: lesiones simétricas en cara, cuello, tronco, superficies extensoras, manos, muñecas, piernas, axilas y mucosas. Es la tipología más frecuente. Se pueden dar casos de vitíligo generalizado universal que se manifiesta en todo el cuerpo, quedando en algunos casos unas pequeñas porciones de piel sin afectar.


• Vitíligo segmentario o de tipo B

Aparece a una edad temprana, en la niñez o en la juventud, y tiene una propagación rápida, después se estabiliza y continúa en el cuerpo habitualmente de por vida. La incidencia del vitíligo segmentario en la población es más baja que la tipología A, suele aparecer en personas jóvenes o niños. Cuando pasa el primer año desde el inicio de la enfermedad suele cesar la aparición de nuevas manchas y hay ausencia del fenómeno de Koebner y de halo nevus.

Diagnóstico

La identificación del vitíligo suele ser evidente, por eso lo primero que suele hacer el médico es un examen visual de la piel del posible enfermo para localizar las manchas características de esta patología.

Sí el médico tiene dudas, puede pedir otras pruebas para identificarla como:

Lámpara de Wood: es una luz ultravioleta que se enfocan sobre la piel y genera un resplandor en las zonas con menos células pigmentarias.

Biopsia de piel para descartar otras posibles causas de la sintomatología.

Análisis de sangre para examinar los niveles de hormonas y vitamina B12.

Examen ocular.

Recomendaciones y consejos para el vitíligo


• Evitar el estrés, una de las posibles causas
de la aparición de vitíligo.
• Realizar un buen cuidado diario de la piel.
• Uso de filtro solar para proteger las zonas
afectadas más sensibles a la luz solar, y para
evitar que las regiones próximas se bronceen,
resaltando más el problema.
• Aceptar y asumir el problema y educar a las
personas cercanas para que no piensen que
la patología es contagiosa.

Más Noticias de esta sección

Publicidad