Mantener el peso en Navidad sí se puede

Llegó diciembre y con él los excesos de comidas

Salud
Tamaño Letra
  • Font Size
Las fiestas decembrinas no sólo se distinguen por su colorido, regalos y convivencia entre familiares y amigos, sino también se prestan para todo tipo de excesos en la alimentación, pues en estas fechas las dietas se dejan de lado. Por ello, te decimos cómo cuidar tu peso en Navidad en beneficio de tu salud.

En efecto, durante esta temporada podemos degustar todo tipo de platos navideños con alto contenido de calorías, pero también es posible evitar que todos esos deliciosos alimentos afecten nuestra salud.



Las palabras claves en estos tips para mantener el peso en Navidad son moderación y equilibrio:

•¿Ir a la cama sin cenar? Quizá has pensado que, para no subir de peso con las comilonas de diciembre, puedes “compensar” tu ingesta de calorías yendo a dormir sin cenar. Esta percepción es errónea, no sólo porque se priva al organismo de nutrientes que requiere para su regeneración, sino porque es muy probable que termines sintiendo hambre y acabes “pellizcando” el pan, chocolates, frutas en almíbar y otros dulces que te han regalado o habías guardado para los festejos.

La solución es sencilla: cena ligera. Ensalada, fruta, cereal con fibra, yogurt o caldo de verduras pueden ser tus mejores aliados. Recuerda no acostarte inmediatamente después de cenar, deben transcurrir al menos dos horas para evitar agruras y reflujo (retorno) de alimentos desde el estómago.

•Dulces navideños: Puedes comer postres y dulces tradicionales de cualquier tipo, sólo que en cantidades moderadas y de preferencia en ocasiones especiales (durante las festividades o cuando tengas visitas), no todos los días del mes.

•Carne... con moderación: Si tu opción para las celebraciones más importantes es preparar platillos navideños a base de carne, lo más aconsejable es que elijas aquellas recetas que se elaboran con aves (pollo, pavo) o pescado (bacalao, merluza u otros), ya que poseen menor índice de grasa y son más fáciles de digerir. Ahora bien, si deseas comer carnes rojas (ternera, cordero, cerdo), prefiere aquellas partes en que el índice de grasas es menor (magras). En todo caso, no olvides acompañar estos alimentos con guarnición de verduras o ensalada.

•El “toque” de sazón: Para sazonar tus alimentos, te recomendamos que prefieras las especias que utilizas habitualmente, sin abusar de las cantidades empleadas, ya que de lo contrario puedes ocasionar irritación y acidez estomacal.

•Cantidad de alimentos: Una vez en la mesa, uno de los puntos fundamentales es no excederse en las cantidades. Es por ello que aconsejamos austeridad al servir, siendo preferible que algunos de los comensales puedan repetir después, según su apetito.

•Postres navideños: Es buena idea que en vez de alimentos con mucha azúcar prepares postres a base de piña, naranja, papaya o frutos del bosque (como zarzamora o frambuesa), ya que contienen nutrientes indispensables para el organismo y sustancias que te ayudarán a mejorar tu digestión (enzimas).

•Té e infusiones: Durante toda la temporada puedes recurrir a estas bebidas para hidratarte correctamente, acabar con los antojos y, por si fuera poco, son una respuesta a cómo mejorar la digestión y el sistema de defensas. Manzanilla, menta y anís son de gran utilidad, y pueden consumirse antes de ir a dormir.

Más Noticias de esta sección

Publicidad