Evangelio según San Lucas 12,13-21

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size
En aquel tiempo: Uno de la multitud le dijo a Jesús: "Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia".

Jesús le respondió: "Amigo, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre ustedes?".

Después les dijo: "Cuídense de toda avaricia, porque aún en medio de la abundancia, la vida de un hombre no está asegurada por sus riquezas".

Les dijo entonces una parábola: "Había un hombre rico, cuyas tierras habían producido mucho, y se preguntaba a sí mismo: '¿Qué voy a hacer? No tengo dónde guardar mi cosecha'.

Después pensó: 'Voy a hacer esto: demoleré mis graneros, construiré otros más grandes y amontonaré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe y date buena vida'.

Pero Dios le dijo: 'Insensato, esta misma noche vas a morir. ¿Y para quién será lo que has amontonado?'.

Esto es lo que sucede al que acumula riquezas para sí, y no es rico a los ojos de Dios".

Reflexión: Nosotros no nos llevamos nada a la tumba, ni el carro, ni el dinero, ni las joyas, pero si nos llevamos todas las santas y buenas obras que hayamos hecho en nuestro peregrinar por este mundo. Por eso seamos ricos ante Dios, pues es él el que nos darà la recompensa eterna.

Más Noticias de esta sección

Publicidad