Evangelio según San Lucas 6, 17.20-26

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size

Elegidos los doce apóstoles, Jesús bajó con ellos de la montaña y se detuvo en una llanura. Estaban allí muchos de sus discípulos y una gran muchedumbre que había llegado de toda la Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón,

Entonces Jesús, fijando la mirada en sus discípulos, dijo: "¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece!

¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados! ¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán!

¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y los proscriban, considerándolos infames a causa del Hijo del hombre!

¡Alégrense y llénense de gozo en ese día, porque la recompensa de ustedes será grande en el cielo. De la misma manera los padres de ellos trataban a los profetas!

Pero ¡ay de ustedes los ricos, porque ya tienen su consuelo!

¡Ay de ustedes, los que ahora están satisfechos, porque tendrán hambre! ¡Ay de ustedes, los que ahora ríen, porque conocerán la aflicción y las lágrimas!

¡Ay de ustedes cuando todos los elogien! ¡De la misma manera los padres de ellos trataban a los falsos profetas!»

Reflexión: Vale la pena asumir esta carta de navegación para dirigirnos hacia puerto seguro, llegar con las alforjas llenas, no de alimento perecedero, sino de hermanos que encontramos en el camino y que invitamos a emprender el mejor de los viajes, la Salvación Eterna.

Más Noticias de esta sección

Próximos Eventos

Publicidad