¿Qué tanto se aprende a comprender los textos en la universidad?

Los estudiantes, en algunos casos, no tienen la facilidad de saber comprender lo que es verdaderamente importante o la idea principal de un caso que les va a servir para encontrar una solución y que tampoco tiene la capacidad de identificar la idea central de un texto.

Aula Universitaria
Tamaño Letra
  • Font Size
Uno de los dilemas de la actualidad es si realmente los jóvenes están leyendo, mientras que los más adultos argumentan que los adolescentes siempre están pegados a los diversos aparatos electrónicos.


En una encuesta de consumo cultural del Dane, arroja que el 87,4 por ciento de los encuestados entre 12 y 25 años afirmó haber leído libros físicos y digitales el último año. Lo cierto es que hay un debate sobre si los estudiantes comprenden en su totalidad los textos que les son enviados por sus docentes.

Aldair Bueno Atencio, Coordinador Académico del Departamento de Derecho Penal,  explica que la universidad cuenta con mecanismos, instrumentos, cátedras a las cuales pueden asistir los estudiantes para fortalecer las bases de la educación superior, pero influyen distintos factores al éxito de estos planes.

“Tanto el acompañamiento de los padres a los estudiantes como el de la institución escolar donde asistieron antes de entrar a la educación universitaria influyen, ya que en ocasiones vienen con algunas falencias o desarrollaron algunas de ellas que la educación superior no puede detenerse en esos estudiantes para progresar en esa actividad”,  expresa.

Explica que en medio del pensum se trata de fortalecer esas bases, pero si estas  vienen quebradas o debilitadas obviamente el estudiante frente a la compresión de los textos va a tener dificultades.

“Por ejemplo en el ámbito de derecho, que no basta con que el estudiante se aprenda una ley de memoria, entonces es donde viene el análisis jurídico de los textos y dentro de la universidad damos materias, cátedras y talleres encaminados a esas compresión jurídica que es de vital importancia para el abogado hoy en día”, puntualizó.

Igualmente, Edwin Lugo Quiroz, coordinador de proyección y extensión del departamento de derecho penal  piensa que el problema de la compresión lectora va más allá de una preparación. “No basta solamente con la lectura de un libro y luego hacerle su abstracción y compresión y conclusión, cuando los estudiantes se presentan por ejemplo en derecho penal deben hacer un análisis de caso, una lectura de caso”, explicaba Lugo.

Para él los estudiantes no tienen esa facilidad de saber comprender lo verdaderamente importante o la idea principal de un caso que les va a servir para encontrar una solución jurídica y que tampoco tiene la capacidad de identificar la idea central de un texto.

La universidad emplea mecanismos para que esta compresión lectora se fortalezca, que los estudiantes a veces no lo sepan aprovechar es diferente, pero cuentan con un departamento de gramática que aparte del programa de plan lector trata de fortalecer la lectura con diferentes actividades como el día de la lectura, la semana de la gramática o el día del libro para que los estudiantes aumenten ese amor por la lectura.

“Creería que el estudiante debe ingresar con un interés máximo en la lectura sea cual sea el interés para ir hilando los conocimientos. A los estudiantes se les debería motivar de alguna forma con esas lecturas que él considere necesario para su carrera profesional y su crecimiento intelectual, la entrada que él crea que le sirve”, finalizó.

Edwin Lugo Quiroz Coordinador de proyección y extensión  de derecho penal
Edwin Lugo Quiroz Coordinador de proyección y extensión de derecho penal
Aldair Bueno Atencio, Coordinador Académico  de Derecho Penal.
Aldair Bueno Atencio, Coordinador Académico de Derecho Penal.
Previous Next Play Pause


 

Más notas de esta Revista

Publicidad