Matilde Maestre Rivera, orgullosamente negra

Matilde Maestre Rivera siente que sus hijos Irina Mercedes y Abel José son su motor, proyecto de vida y motivos para seguir luchando diariamente

Revista Ámbar
Tamaño Letra
  • Font Size

Una población que siempre ha luchado por sus derechos, reivindicaciones y oportunidades en igualdad de condición son los afrocolombianos o afrodescendientes.

En este especial del Día de las Madres, AMBAR le rinde un homenaje a esas mujeres guerreras, luchadoras y esforzadas, representadas por Matilde Maestre Rivera, una negra de alma, cuerpo y corazón, que considera que la mejor forma de criar a los hijos es formarlos garantizando su acceso a la educación y enseñándoles a respetar las diferencias.

“Quien no ha vivido lo que nos ha tocado a nosotros vivir como negros en las escuelas o las universidades nos puede tildar de carones cuando pedimos reivindicaciones o políticas públicas con enfoque étnicos diferenciales.

Pero en los colegios es donde más se ve el racismo y la discriminación, muchas veces esto lo inculcan los padres de familia cuando dicen “No te sientes con ese negro” y debemos enseñarles a nuestros hijos a respetar a esas personas que no son iguales a ellos”, asevera Matilde recordando algunos casos que conoció en las escuelas de la ciudad.

Ella enfatiza en que desde los colegios se debe fomentar el respeto a las diferencias raciales, culturales, sexuales,religiosas y físicas; además la igualdad y el amor fraternal como valores que generan tolerancia y la sana convivencia.

“Si esto sucede vamos a entender que todos somos diferentes, que existen varias creencias y que la niña que llega con los moñitos o el niño que viste con muchos colores no son corronchos, sino que hacen parte de un acervo cultural diferente. Si desconocemos esto nos podemos burlar de ellos pero no debe ser así, por eso nosotros pedimos la etnoeducación porque deseamos que se reconozcan las diferencias”, considera la Licenciada.

Maternidad, máxima realización

Para Matilde, sus hijos Irina Mercedes de 22 años y Abel José de 14 años son su motor, proyecto de vida y motivos para seguir luchando diariamente. Demuestra su orgullo cuando manifiesta que su hija este año se graduará como Administradora Pública y el año entrante como Abogada.
“Ellos han visto esta beligerancia, que nada se nos ha dado gratis y que lo que hemos logrado ha sido por nuestro conocimiento.

No hemos tenido nada por influencias, todo lo hemos logrado por nuestra educación, por eso he enfocado nuestro quehacer en la formación”, dijo sonrientemente Matilde Ester.

sta educadora y representante de la población afrodescendientes afirma que no concibe su vida sisus hijos. “Lo que hoy soy y lo que hago cada día es por ellos. Los educo con ejemplos y con amor. Ser madre es el clímax, la máxima realización como mujer dadora de vida y mi vida sin mis hijos no tendría significado”, expresa Matilde.

La lucha de las madres negras

Esta defensora de los afrodescendientes en el Magdalena es consciente de las luchas de las madres negras cabezas de hogar porque deben articular (muchas veces sola) su condición de mujer, los quehaceres para generar recursos y tener a cargo niños o jóvenes que necesitan acompañamiento especial dadas las situaciones económicas, sociales y de discriminación racial a las que se exponen.

La Licenciada asegura que las madres como miembros de las Comunidades Afrodescendientes sufren doble discriminación por ser negras y mujeres, situación que impide muchas veces el cumplimiento de las metas personales y profesionales. “A veces no basta con tener las oportunidades de estudiar porque existen guetos o hechos en los que nos separan como grupo étnico oculturalvoluntaria o involuntariamente. No es fácil escalar posiciones como mujeres y la situación se complica más cuando somos mujeres negras”, dijo Matilde Ester.

Considera que siguen luchando por las reivindicaciones como mujeres y madres negras, empresarias, estudiantes, universitarias, funcionarias públicas, entre otros estamentos. “Son pocas las oportunidades que nos dan a las mujeres negras y no es porque no tengamos las capacidades, ni los talentos, contrariamente nos venimos preparando para liderar y generar cambios; pero, lamentablemente existen unas brechas como el racismo, la discriminación y el rechazo a las mujeres, que impiden el avance de las poblaciones negras en el departamento, la región y el país”, sostuvo la vocera de las afrodescendientes.

 *Perfil profesional 

*Matilde Ester Maestre Rivera es Licenciada en Español y Literatura, cuenta con una especialización en Gestión Educativa y Evaluación de Proyectos Informáticos; estudió Ingeniería de Sistemas; fue docente de la IED Liceo Celedón; coordinadora de Asuntos Etnoeducativos en el Distrito de Santa Marta; y actualmente es coordinadora de Asuntos Étnicos de las Comunidades Afrodescendientes del Departamento del Magdalena.

*En esta dependencia del Gobierno Departamental trabaja en la construcción de las políticas públicas para atender las necesidades de la población negra con enfoque transversal.

Publicidad