El proceso de paz con las Farc: #YomecomoelSapo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Halinisky Sanchez Menéses

Halinisky Sanchez Menéses

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El Gobierno y las Farc construyen un proceso de paz, pero la paz es otra cosa, la paz espiritual es un solo es posible en la obra redentora de Cristo, a su vez que la paz social implica seguridad ciudadana y oportunidades reales para todos los habitantes de un país a pesar de sus desigualdades económicas, lo que el gobierno Santos dialoga con las Farc hace dos años largos no es lo uno ni lo otro, no es una paz espiritual, que es la paz propiamente dicha, y tampoco paz social como quiera que las estructuras inequitativas que han delineado la tragedia de la patria seguirán intactas, llamemos las cosas por su nombre lo de la Habana no es sino un desarme del grupo terrorista de las Farc.
Hace un par de horas en extrañas circunstancias fue secuestrado en el Choco un general de la república, el oficial responde al nombre de Rubén Darío Álzate.
Sin duda este es el momento más difícil del proceso de desarme con las Farc, la derecha esta brincando en una pata y los colombianos nos preguntamos:
¿Por qué el general violo todos los protocolos de seguridad, que estaba haciendo, cuál era su misión militar en ese lugar, por qué su comportamiento tan inusual?
¿Por qué el presidente sabia lo del secuestro antes de que el gobierno, a quienes son leales las fuerzas militares a Uribe o Santos?
¿Las Farc por qué siguen secuestrando, acaso no habían proscrito este execrable crimen de su accionar militar?
¿Existe voluntad de reinserción social en las Farc, o tiene razón el Uribismo?
¿Realmente las Farc tiene unidad de mando, o ya varios frentes se salieron de control de los regordetes de la Habana y son bandas criminales dedicadas exclusivamente a al procesamiento de la cocaína?
Estas y otra preguntas atormentan el alma colectiva de los colombianos que consideramos difícil que el intento de una desarme real y efectivo de las Farc y otros terroristas sea una realidad por las siguientes razones:
El presidente Santos de lejos ha sido derrotado mediáticamente en cuanto al pedagogía del proceso de desarme con las Farc, la gente le cree más a la derecha Uribista.
Los medios de comunicación le hacen juego a la derecha y engañan al pueblo con una serie de sofismas, como por ejemplo ese de que no se puede dialogar con terroristas, cuando todos los procesos de paz se han hecho con terroristas, ¿o acaso el Ira en Irlanda, y la organización a la que pertenecía Mandela no hizo terrorismo?
Todos sabemos que el gobierno decidió negociar el desarme de las Farc en medio del fuego, con la justificada razón de que estos ceses bilaterales al fuego históricamente las Farc los han usado para fortalecerse militarmente y seguir sembrando muerte y desolación en las regiones que operan, entonces si se está negociando en medio de las balas, porque nos sorprende que haya caídos en combate de lado y lado, no estamos acaso en guerra, no se supone que precisamente para eso se dialoga para ponerle fin esta triste vorágine de muerte y terror.
Sin duda estos maestros de la falacia y enemigos del desarme si el presidente Santos hubiese aceptado un cese bilateral de hostilidades, también cuan fariseos bíblicos estarían rasgándose las vestiduras porque el gobierno habría regalado el país al terrorismo de las Farc, porque el centro democrático no quiere un desarme, necesita la guerra para alimentar su discurso político y esconder su más bajas miserias, necesitan ese sofisma de distracción para sobrevivir políticamente, como se necesita el aire los pulmones.
Se duelen los enemigos de este imperfecto esfuerzo de paz porque el gobierno propone un desarme y una reinserción social para los terroristas de las Farc sin que estos paguen cárcel y puedan participar en política, nos preguntamos, ¿qué guerrillero va entregar su fusil para que lo condenen a sesenta años de cárcel, como sueña el Uribismo? ¿Es un acuerdo de paz o una rendición? ¿Llegaron vencidos los terroristas de las Farc a la Habana? ¿No se indultó a los terroristas del M-19 y hoy son alcaldes, gobernadores, ministros, senadores? ¿Por qué antes era válido el perdón jurídico y social a los insurgentes terroristas y ahora no?
Y se propagan más falacias y sofismas, en contravía de la historia, que nos da cuenta del hecho de que la paz se hace con los enemigos, y muchas veces en medio del fuego, que por lo general en un conflicto armado se vulnera derechos humanos y se cometen crimines de lesa humanidad, pero que con todo y eso el desarme o armisticio implica el perdón de los victimarios y el derecho a la verdad de las víctimas, así se hizo en Centroamérica y en varios países africanos, aunque duela y de verdad que si duele, si toca escoger entre la justicia y la paz, es preferible escoger la paz, es eso, o seguir condenados a una guerra degenerada y sin sentido por otro cien años, pues mientras exista narcotráfico, existirán guerrilleros, paramilitares y corruptos en el Estado.
Seguimos insistiendo no hay justicia sin perdón, una verdadera pacificación de la patria implica el perdón a los terroristas de las Farc, de los paramilitares, a los militares que se excedieron y hoy están presos mientras su adversarios disfrutan de los manjares de la política, a su vez que a las victimas deberá garantizárseles un tribunal de la verdad, donde el terrorista esta conminado a no esconder nada so pena de perder el indulto, una efectiva y generosa indemnización material acompañada de las garantías de no repetición, un verdadero jubileo social, parece increíble, pero es la única salida real para entregar un país digno y tranquilo a las futuras generaciones, es un sapo enorme, un sapo universal, pero por una Colombia sin Farc, sin paramilitares, sin bacrim, sin criminales disfrazados de políticos, yo estoy dispuesto a tragármelo ¿Y usted?
Cristo nos Redima,

Publicidad