Mira, mi reflexión

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Hernán Gutiérrez Herrera

Hernán Gutiérrez Herrera

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Otro escándalo político en época electoral, esta vez comenzó con la vinculación de la Iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional y su plataforma política Mira, en un supuesto caso de discriminación, que con el paso de los días se ha transformado en una demanda penal que alega enriquecimiento ilícito. Esto me trae a la mente tres consideraciones:

1- Nada es perfecto en este mundo (apariencias engañan); 2- Usan la fe es para recibir beneficios; 3- En política aprovechan los errores para destruir a los oponentes.

En primer lugar, las apariencias engañan y los encorbatados de Mira nos vendieron una imagen de unión y armonía que evidentemente no tienen. Políticamente correctos los describí hace algún tiempo en una columna, pero me equivoqué. Caras vemos, corazones no sabemos!

Es claro que no podemos olvidar que en el Congreso han ejercido una eficiente labor legislativa.

Han sido fundamentales para la elaboración de leyes como la del aumento de penas para los conductores borrachos. Esto, solo para mencionar el logro más reciente. Pero además, a través de su postura independiente en el Congreso fueron fundamentales para el hundimiento del proyecto del matrimonio gay, realizando una defensa importante a la estructura familiar.

En segundo lugar percibimos que cada vez es más usual ver personas aprovechándose de la fe para sacar provecho. No sólo los políticos han usado esta artimaña, muchas veces renombrados pastores se llenan los bolsillos a costa de sus feligreses. En toda América Latina se vive este fenómeno, las sociedades poderosas están con el ojo puesto en la creciente población evangélica. Un bien social que les sirve de vehículo para llegar al poder.

En el caso de Mira las cosas no fueron diferentes. Según la Fiscalía, la iglesia les habría servido para enriquecerse y les posibilitaba ejercer presión entre sus feligreses para manipular la intención del voto. Artimaña antidemocrática y peligrosa, pues mezcla la fe y la política para obtener beneficios particulares.

Y en tercer lugar, les cuento que mi teoría del Vale Todo en campañas políticas está probada. Los políticos de turno se pegan de cualquier cosa para quitarle los votos a sus rivales. Con certeza este era un "As bajo la manga" que venía guardándolo para la época electoral, a fin de destruir los propósitos políticos del movimiento.

Mira, tal vez era el partido minoritario en el Congreso con más posibilidades de alcanzar el umbral en estas elecciones, pero con este escándalo político, que no vincula sólo a la cúpula de la iglesia, sino que tiene como fin la cabeza visible del movimiento político, Carlos Baena, será cada vez más difícil lograr representación en el Congreso y preservar la personería jurídica.

Vale recordar que en las próximas elecciones, entra en vigencia la reforma política del 2009, que establece el aumento del umbral del 2% al 3%, los que según analistas representaría alrededor de 450 mil votos.

El umbral, es el requisito mínimo de votos impuestos a los partidos políticos para que mantengan su personería jurídica, es decir su existencia, y puedan avalar candidatos a elecciones populares. Sin esto, el partido político de este grupo de evangélicos dejaría de existir.

De esta forma, las cosas se complican para los hermanos, que ya comenzaron a movilizarse para revertir este panorama adverso.

Pero al fin de cuentas, para muchos la ilusión por una clase política sana, que encabezaba Mira, terminó. Para otros, los votos que les restaron al movimiento son motivo de alegría porque eso les puede significar mejores posibilidades de representación en el legislativo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad