Jóvenes de papel

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Juan Echeverry Nicolella

Juan Echeverry Nicolella

Columna: Purgatorio

e-mail: [email protected]

Twitter: @JPEcheverry

Colombia tiene una población muy joven en comparación a muchos otros países, el promedio de edad de todos los colombianos es de apenas 23 años.

Y sin embargo los jóvenes no aparecemos en la agenda de los temas prioritarios para el actual gobierno.

El 23 por ciento de los jóvenes se encuentra desempleado, más de dos millones de jóvenes no tienen acceso a la educación básica y casi tres millones a la educación superior.

El gobierno de la Seguridad Democrática consiguió ampliar la cobertura de educación básica en 800 mil nuevos cupos, pero no fue suficiente. Eso debió convertirse en una política de Estado que siguiera ampliando la cobertura y le añadiera calidad a la educación en Colombia. Pero el Presidente Santos también nos engañó a los jóvenes de Colombia pues confiamos en que le daría continuidad a las tesis que tanto defendió y no nos ha salido con nada.

Nos prometió en campaña crear el "Pasaporte joven", una especie de tarjeta que nos serviría a los jóvenes para nuestro desarrollo integral. Con ella obtendríamos disminuciones en las tarifas de entidades públicas, conseguiríamos descuentos en el transporte - como en todas las sociedades civilizadas - y lograríamos acceso a las universidades públicas. Sería un símbolo de unidad para la juventud colombiana. Pues en todo eso nos falló, hoy la mencionada tarjeta se llama Vive Colombia y terminó siendo manejada por el Ministerio de Turismo para promover los viajes entre los jóvenes del país, como si pasear fuera alguna de nuestras prioridades. ¡Qué gobierno más alejado de la realidad!

Con un desempleo juvenil del 23%, el mismo de España hace 5 años, estamos empezando a recorrer el camino que llevó a los europeos a la crisis que hoy atraviesan. Emprender es ahora la solución que debemos promover. Si el Estado es capaz de brindarles las herramientas a esos 800 mil nuevos bachilleres que dejó el gobierno Uribe para que emprendan, solucionaríamos no sólo el problema de empleo de ellos sino también el de sus familias. Pero Santos, el mismo que nos prometió "Más trabajo, más trabajo, más trabajo" en toda su publicidad de campaña, ni se inmuta.

Mientras tanto, da mucha pena ver cómo se burocratiza del programa presidencial para los jóvenes Colombia Joven, cada vez con más presupuesto y asesores contratados. Mientras las problemáticas que debería estar solucionando siguen creciendo en las regiones del país convirtiéndose en una bomba de tiempo, ellos prefieren dedicarse a organizar conciertos y partidos de fútbol. ¡Háganme el favor!

Pero desgraciadamente los jóvenes que manejan las políticas de juventud dirigidos por el Presidente Santos no son jóvenes de verdad, no. Son solamente politiqueros chiquitos que han aprendido las mismas mañas de los viejos que han contaminado la política desde siempre, son jóvenes de papel.

Ñapa: Que dolor patrio me produjeron las imágenes de la marcha del 9 de abril que más parecía un hito a la anarquía que por la paz, fue todo un monumento a los victimarios de siempre. En la plaza de Bogotá arropaban la figura de Bolívar entre banderas del M19, del Partido Comunista y por supuesto del Che Guevara. Mientras el Ministro de Defensa denunciaba que la Marcha Patriótica estaba infiltrada y financiada por las Farc, unas calles más adelante el Presidente Santos marchaba con ellos. Menos mal desde las regiones del país no nos prestamos para ese show con que rodeados de delincuentes quisieron lanzar la candidatura reeleccionista del actual mandatario.

Más Noticias de esta sección

Publicidad