La satrapía se eterniza en Venezuela

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Orlando López Lozano

Orlando López Lozano

Columna: Así veo las cosas

e-mail: [email protected]

La Historia ha afirmado que los pueblos tienen el gobernante que merecen. ¿Será que tal sentencia le cae como anillo al dedo a Venezuela? Me temo que sí. Porque se necesita tener cerebro de mosquito para no descubrir en 14 años, lo torpe, vulgar, ignorante y procazmente intelectual que es Hugo Chávez. Empezando por el brutal manejo de nuestro idioma, cuyo vocabulario se circunscribe única y exclusivamente a unas cincuenta obscenidades, entre las cuales llevan enredadas graves ofensas, soeces apodos, amenazas atrabiliarias, sarcasmos grotescos y chistees escatológicos.

Es el fiel reflejo de aquel poema: "es un histrión, es un bufo, cuya boca se ahueca, al pregonar a gritos, vuestra genealogía…" ¡Que verso tan perfectamente hecho a la medida de Chávez! Cuando habla, es el genuino bufón y cuando se bambolea de un lado a otro, es el cabal histrión, el mismo que se ríe de sus propias imbecilidades.

El pobre no puede hablar de política, porque desconoce su génesis y su historia. Tampoco puede hablar de Historia, porque la única historia que conoce es la historia de su vida hueca. Y, cuando intenta filosofar, entonces ¡ahí fue Troya! En tropelía atronadora se levantan filósofos antiguos y contemporáneos paras reclamarle el vil atropello. Ni que decir cuando osa hablar de Economía. En un supermercado, delante de una mesa de frutas, verduras, cochinitos despedazados y un corro de "venecas" asintiendo con la cabeza todo lo que el dictador les dice, se pavonea de las bondades del campo, cuando la verdad es que la mayoría de los alimentos que debe producir el campo, Venezuela tiene que importarlos, ya que el 70 por ciento de esa tierra esta vacía y si se atreve a hablar de las virtudes del petróleo, entonces tiene que esconder el hecho de que más del cuarenta por ciento del petróleo de los venezolanos, para mantener sus ínfulas de todopoderoso dictador y expandir sus alianzas con países seudo-socialistas como Cuba, Honduras, Nicaragua, Argentina, Irán, Siriaetc., se lo tiene que regalar, dejando al país sin vías, sin empleo, sin una economía más o menos sana, y lo que es mas catastrófico, sin educación. Aunque el nivel cultural de los venezolanos nunca ha estado muy bien, hoy Chávez lo tiene aún más enterrado, hasta el extremo de que ninguna familia decente del mundo, hoy envían a sus hijos a estudiar una carrera a Venezuela, ni siquiera el bachillerato o secundaria, toda vez que a estas alturas han comprobado su baja calidad y su atraso tecnológico y científico.

Vergonzoso y lamentable que el 54 por ciento del pueblo venezolano haya caído de nuevo en el ardid populista y tautológica verborrea del dictador de marras. Se necesita tener sangre de esclavo para soportar por seis años más la satrapía de un tirano de la naturaleza "idiaminesca" de un Hugo Chávez.

Nuestros hermanos venezolanos no quieren entender que Venezuela, con la reelección de Chávez, ha cavado su propia tumba. Con su economía destrozada, su deuda exterior por las nubes, su desempleo galopante y su educación por el suelo, ha pasado de ser la otrora ciudad más rica de Latinoamérica a la ciudad Cenicienta del mundo. Sus ricos recursos torpemente administrados, la han conducido a esa lamentable categoría. Paulatina, pero con pasos firmes, Chávez la conduce al despeñadero final, sin un amigo fiel que le advierta el peligro, sin un sabio consejero que le quite la venda siniestra de mágico estadista.

Capriles, dentro de los cañones de una democracia inteligente, hizo una magnifica campaña. La sindéresis política le está diciendo a Chávez que una oposición con el 46 por ciento de los votos venezolanos, se debe aprovechar para realizar una buena administración, un buen programa de gobierno. No todo debe ser odios y peleas irreconciliables. Que entienda Chávez que es el porvenir de una nación el que está en juego. Pero ¿entenderá el dictador lo anterior? Creo que solo un milagro lo hará posible.

Publicidad