Justicia espectáculo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: tutinoaugusto@yahoo.es

Con el execrable atentado terrorista contra el ex ministro Fernando Londoño Hoyos, el cual todos los colombianos lamentamos, los grandes medios de comunicación le dieron buen garrote al presidente JMS, y le hicieron eco a las descuadernadas palabras del ex mandatario Álvaro Uribe, quien se resiste a creer que ya no ejerce el poder. El tema de la seguridad quedó en primera plana, como si Uribe fuera el único capaz de contenerla, olvidando los furibistas que en los 8 años también se presentaron hechos violentos desde la extrema izquierda como de la extrema derecha.

Asimismo, se ha vuelto de moda condenar a las personas sin ser vencidas en juicio y sin la decisión sabia y ponderada de un juez. Los titulares en televisión son escabrosos; las primeras planas de un diario asustan; las informaciones de radio sorprenden. Se filtra investigación, se editan indagatorias, se direcciona como sea a la culpabilidad, es decir se deja sembrada la duda y los señalados sin ninguna forma de defenderse. Ejemplos abundan. He aquí dos casos muy notorios y de los cuales la audiencia anda expectante:

1. El caso Sigifredo López: No sabemos si es culpable o inocente, pero muchos medios de comunicación lo condenaron a priori. Aunque la noticia de su captura y su sindicación en la participación en el secuestro de sus colegas diputados de por si es impactante, no deja de ser injusto ese señalamiento ya que no ha sido condenado, cuando la mayoría del país, esta súper derechizado por cuenta del gobierno anterior.

2. El caso Colmenares: Tanto el abogado Jaime Lombana como el Fiscal del caso se han dado una pantalla de señor y dios mío. Sus acusaciones salen más en las cámaras de televisión que en las audiencias. Aquí los medios utilizan todas las fuentes que provienen de ellos para hundir a las señaladas. No existe para ellas ni el beneficio de la duda. En conclusión casi todo el país está convencido de la culpabilidad de estas indefensas niñas.

Quiero decir con esto que los medios de comunicación se exceden en dar primicias sin siquiera respetar el debido proceso, en el cual cae como anillo al dedo esta célebre frase "Nadie puede ser condenado hasta que demuestre lo contrario".

Ñapa 1: Ayer inició la serie sobre Pablo Escobar. A diferencia de muchos críticos, a quienes les parece que revivir esos trágicos hechos en el país no ayuda a cerrar cicatrices, el suscrito opina que es acertada la serie, sobre todo porque esta contada desde el punto de vista de los familiares de las víctimas, y no como en otras series estilo "El Cartel" en el cual, los héroes eran los verdaderos criminales.

Ñapa 2: No puede ser que sigamos dándole pantalla a una vulgar prepago que resultó dizque más inteligente que los agentes de seguridad del presidente Obama. Semejante noticia no es ni para que se recuerde.

Más Noticias de esta sección

Publicidad