Refrito

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Payares González

Carlos Payares González

Columna: Pan y Vino

e-mail: [email protected]

Diferentes medios de comunicación en Colombia divulgaron las confesiones dadas por "el clan de los Rojas" ante un fiscal de Justicia y Paz en las cuales afirmaban que los homicidios imputados por algunas personas a Carlos Caicedo Omar (alcalde electo de Santa Marta) fueron ordenados por el excomandante del bloque paramilitar Resistencia Tayrona, Hernán Giraldo Serna.

Se trataba de los homicidios del vicerrector, Julio Otero; el decano de la Facultad de Educación, Roque Morelli, y el estudiante de Economía, Hugo Maduro, ocurridos entre 2000 y 2002 en Santa Marta.

Antes de ser extraditado, el señor Giraldo Serna confesó la responsabilidad de las autodefensas en estos crímenes y reveló los nombres de los sicarios. Los Rojas, bajo el mando de Giraldo y Rodrigo Tovar (Jorge 40), admitieron que la orden estaba encaminada, incluso, para asesinar también al propio Carlos Caicedo, quien oficiaba en ese entonces como rector de la Universidad del Magdalena. "Los motivos eran que unos estaban en contra de la organización, otros (tenían) vínculos con la guerrilla", manifestó José Gregorio Rojas (Yoyo).

En una declaración entregada a la Revista Semana, el exrector Carlos Caicedo Omar dijo que las versiones de Hernán Giraldo (2007) y las de los Rojas, dejaban sin piso las acusaciones en su contra y también demostraban que él mismo se encontraba en la lista de las personas que debían ser asesinadas. No obstante, de las declaraciones del "clan de los Rojas", de Giraldo y de otros exparamilitares, desde hace 18 meses se comenzó un proceso en contra de Caicedo Omar por su presunta participación en dichos homicidios.

En una versión libre que se cumpliera entre el pasado 10 y 14 de octubre de los corrientes, ante Justicia y Paz de la Fiscalía General, el exparamilitar Arnover Carvajal Quintana, reconoció que un funcionario del DAS le había suministrado una lista de 12 personas para que fueran eliminadas. Confesó que en esa relación de nombres se encontraba el de Julio Alberto Otero Muñoz (asesinado el 14 de mayo de 2001) y el de Carlos Caicedo Omar. Durante la audiencia, Carvajal Quintana precisó que el crimen de Otero Muñoz fue perpetrado por un tal Fredy Tripilla.

Carvajal detalló que en la "lista" estaban relacionados entre ocho y 12 personas. "Yo supe eso, porque Fredy me la mostró (la lista), ya que él no sabía leer. Había que matar al rector (Carlos Caicedo), al vicerrector de la Universidad del Magdalena (Julio Alberto Otero Muñoz), al subdirector del DAS, un señor Kanki y a cuatro o cinco personas más de estratos altos en Santa Marta. La prioridad en el momento era matar al Vicerrector de la Universidad del Magdalena, me colocaron a hacerle inteligencia", confesó Carvajal Quintana.

Vale decir que las mismas fuerzas del pasado se han reunido bajo el propósito de no permitir que Carlos Caicedo gobierne a Santa Marta. Ahora resulta (El Espectador, 12 de diciembre de 2011) que una fiscal de Derechos Humanos recientemente había proferido una orden de captura contra el Alcalde electo de Santa Marta.

No obstante, la orden de la fiscal fue abortada. La intención es la de vincular al Alcalde electo de los samarios, con más 74 mil votos, a sucesos que han sido reconocidos una y mil veces por los antiguos integrantes del bloque Resistencia Tayrona, entre ellos Hernán Giraldo (2007), Los Rojas (2008, 2009 y 2010) y alias "El Canoso" (2010); quienes además señalaron, sin tapujo alguno, que el mismo Carlos Caicedo Omar era también objetivo militar del paramilitarismo.

Serán días y enemigos difíciles los que tendrá que enfrentar el alcalde electo Caicedo Omar; un incansable batallador. Con seguridad, llegará el día en que todo quede aclarado y los verdaderos responsables de dichos crímenes sean sometidos al rigor de la justicia.

Publicidad