Grace Kelly: de actriz a princesa de Mónaco

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Vanegas Mejía

José Vanegas Mejía

Columna: Acotaciones de los Viernes

e-mail: jose.vanegasmejia@yahoo.es

Estas Acotaciones pretenden destacar la importancia de quien fuera en vida una excelente actriz.

Grace Kelly renunció a su carrera en el cine para dedicarse a su marido, el príncipe Raniero III de Mónaco y responder al tratamiento de “Su Alteza Serenísima” a partir de 1956. El pasado 14 de este mes se cumplieron treinta y siete años de su muerte ocurrida en 1982 a raíz de un accidente de automóvil mientras conducía su vehículo por carreteras de Montecarlo.

     Actualmente la unión en matrimonio de un miembro de la realeza europea con una dama perteneciente a clase social “de extracción popular” no causa mayor sorpresa. Cercanos en el tiempo están los casos del Rey Felipe VI de España y Letizia Ortiz Rocasolano, periodista convertida en Reina de España. Recientemente en Inglaterra ascendió al rango de Alteza Real la actriz Rachel Meghan Markle. Ya se perdía en la memoria la historia del rey Eduardo VIII de Inglaterra, quien renunció al trono para unirse en matrimonio a una dama doblemente divorciada: Bessie Wallis Warfiel, o Spencer o Simpson.  Pero la historia de Grace Kelly y el príncipe Raniero de Mónaco es diferente. La actriz estadounidense nunca pensó ser princesa y esa condición social se le presentó de manera sorpresiva. Veamos algo de su historia.

     Grace Kelly nació en Filadelfia, Estados Unidos, el 12 de noviembre de 1929. Su nombre completo: Grace Patricia Kelly Majer. Era descendiente de irlandeses de holgada posición económica. En 1947 ingresó a la Academia de Arte Dramático; debutó en Broadway y en 1951 participó en su primera película: “Catorce horas”. Durante cinco años trabajó en una docena de películas y fue aclamada como gran actriz de Hollywood. Algunos de sus filmes son: “Catorce horas” (1951). “Solo ante el peligro” (1952), con tratamiento especial del tiempo en el cine; fueron actores en este film Gary Cooper y la mexicana Katy Jurado; la cinta fue galardonada con cuatro premios Oscar. Por la película “Mogambo” (1953), con Clark Gable y Ava Gardner, Grace Kelly fue nominada para un Oscar como mejor actriz de reparto. Con “La angustia de vivir” (1953), Grace obtuvo un premio Oscar como mejor actriz. Filmó luego “La ventana indiscreta” (1954), con Alfred Hitchcok. Ese mismo año trabajó en “Fuego verde”, filmada en Colombia. “Crimen perfecto” (1954) también está en la filmografía de Grace Kelly. En 1955 filmó “Atrapar a un ladrón”, de Hitchcok. Finalmente, “El cisne” (1956), con Alec Guinness y su última película: “Alta sociedad” (1956).

     En la familia de Grace Kelly hubo deportistas: su padre, John Brendan Kelly ganó dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Amberes (Bélgica) en competencias de remo. Su madre era licenciada en Educación Física de la Universidad de Temple. El hermano de Grace, John Brendan Kelly Jr., participó en los Juegos Olímpicos de Verano en Roma, 1960; además, ganó medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 1956 y medallas de oro en los Juegos Panamericanos de 1955 y 1959. Su tío George Kelly fue dramaturgo de renombre; ganó un Premio Pulitzer con una obra de teatro.

     Grace Kelly y el príncipe Raniero tuvieron tres hijos: Carolina, Alberto y Estefanía. Actualmente el príncipe soberano Alberto II de Mónaco es quien rige los destinos del principado. Estefanía acompañaba a su madre en el momento del accidente; salió ilesa y se dice que era quien conducía el automóvil. Al momento de su muerte Su Alteza Serenísima Grace Kelly de Mónaco ostentaba los títulos de Princesa Consorte de Mónaco, Marquesa de Baux, Duquesa de Valentinois, Condesa de Carladès y Baronesa de Saint-Lô. Hay una estrella en su honor en el Paseo o Hall de la Fama en Hollywood. Está considerada como un referente de la moda femenina en su época.

Más Noticias de esta sección

Publicidad