El big ben

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: hernando_pacific@hotmail.com

Entre sus reconocidos edificios, Londres tiene dos antiguas estructuras prácticamente visibles desde cualquier punto de la ciudad: Saint Paul´s Cathedral y Elizabeth Tower, conocida popularmente como el Big Ben.

Esta imponente edificación de 96 metros se alza majestuosa al lado del Támesis; es una de las torres con reloj más altas del mundo, y punto obligado para cualquier visitante, y sello indeleble de muchos documentos gráficos realizados en la capital británica. Este famoso reloj marca las horas desde hace 160 años con campanadas cada 15 minutos que se escuchan hasta 7 kilómetros. Debido a la restauración que tardará tres años, solo se oirá  en fechas importantes.

La tradicional Torre del Reloj (Clock Tower), como se le llamó originalmente, ha tenido varios nombres: en los tiempos de la Reina Victoria, fue bautizada por los periodistas como St. Stephen’s Tower (Torre de San Esteban), pues los parlamentarios se reunían en el St. Stephen’s Hall (Salón de San Esteban). Después, The Great Westminster Clock y, a partir de 2012, Elizabeth Tower (Torre Isabel), en homenaje a los 50 años de reinado de la actual monarca Elizabeth II. Es una estructura de cuatro caras; cada una de ellas tiene la inscripción: “Domine salvam fac reginamnostram Victoria prima”: “Oh señor, mantén a nuestra Reina Victoria sana y salva”. Aparecen más de 700 representaciones en piedra, incluyendo gárgolas, ángeles, criaturas simbólicas y letras. De estilo neogótico, fue construida como parte de nuevo palacio de Westminster, destruido por un incendio en 1834. Alberga al reloj de cuatro caras más grande del mundo, The Great Westminster Clock –nombre oficial–, conocido popularmente como el Big Ben por la campana que está a 55 metros de altura. Charles Barry, arquitecto jefe de Palacio, encargó a Augustus Pugin el diseño de la torre, trabajo que prácticamente lo condujo a la locura. Fue su último proyecto antes de caer en depresión profunda. Encima del cuerpo de la Torre, de 61 metros de altura está un chapitel de hierro fundido de 35 metros, que tiene un pequeño mirador y faro, Ayrton Light, en operación desde 1885; se enciende desde el atardecer y sirve para saber que el parlamento está trabajando. Por el paso del tiempo, la torre está un tanto inclinada, en parte también por la construcción de una línea del Metro. No presenta riesgo actualmente. Tampoco está abierta al público, y solo pueden entrar residentes por invitación directa de un parlamentario.

Hace 160 años, el 11 de julio de 1859, el emblemático reloj de Londres iniciaba operaciones. Diez años antes, se realizó un concurso para elegir el diseño del que más tarde sería uno de los símbolos de la ciudad, el reloj alojado en la torre del lado noroeste del Palacio de Westminster, sede del parlamento británico. Dicha convocatoria fue ganada por un abogado y mecánico, Edmund Beckett Denison, quien murió antes de que el trabajo estuviera terminado. Su hijastro terminó el reloj en 1854. Cada cara tiene 7 metros de diámetro y consta de 324 piezas de vidrio. La manecilla horaria mide 2,7 metros; la del minutero, 4,3 metros.Para ajustar la hora, se le colocan al péndulo más o menos monedas. El sistema, bastante arcaico, funciona perfectamente.

Originalmente llamada The Great Bell (La gran campana), se le da el nombre de Big Ben por Sir Benjamin Hall, el Primer Comisionado de Obras, cuyo nombre está grabado en la campana”. Sonó sin interrupción por 157 años, hasta cuando se vieron obligados a reparar torre y reloj. Durante la Segunda Guerra Mundial, las campanadas transmitidas en vivo por la BBC eran señal de que el Reino Unido no había caído en manos del Eje. La campana tiene su suplente: The Great Tom, la de la Catedral de St. Paul, que se ha utilizado en los momentos en que la Torre del Reloj ha estado en reparación. Las campanadas son una tradición británica; por ello, la BBC emite una grabación durante la actual reparación. El Big Ben y las otras cuatro campanas del carrillón de la torre tocan cada cuarto de hora un aria de Handel, llamada oficialmente la Campana de Westminster. Se trata de “I Know that My Redeemer Liveth” (Sé que mi Redentor vive), de la obra “El Mesías”.

Con esta restauración, la torre, su reloj y su campana tendrán larga vida.

Más Noticias de esta sección

Publicidad