Ser periodista

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

Los últimos movimientos, mejores temblores, que se han conocido en los principales medios de comunicación del país, demuestran que actualmente ser periodista se ha vuelto una profesión de alto riesgo.
Lo más preocupante es que esta cancelación de contratos y despidos masivos ha afectado particularmente a quienes no solo han tenido largas carreras sino muchos éxitos en su desempeño profesional. María Sol Gómez y ahora la barranquillera Erika Fontalvo, son ejemplos de lo que está pasando en reconocidos medios de comunicación donde ellas siempre se han considerado como estrellas en esta profesión.

Parte de las explicaciones se fundamentan en las crisis financieras por las que atraviesan muchos medios de comunicación que se han visto obligados a refinanciarse con el capital de empresarios con gran capacidad económica.

Para no entrar en temas complejos sobre las consecuencias de la entrada de sectores cuyos intereses pueden diferir de la de aquellos de los directores tradicionales de medios, lo que sorprende es por qué los que salen son los periodistas más experimentados.

Si hay que apretarse el cinturón que es una medida respetable, por qué no dejan a quienes más aportan que con seguridad si se saben valorados y con seguridad, estarían dispuestos a asumir más responsabilidades de las que han tenido en su larga trayectoria. Pero según se conoce, en algunos de los medios que han sufrido estos sacudones, prefieren salir de los veteranos y dejar a los jóvenes.

Es el momento de reconocer el valor del trabajo de estos profesionales del periodismo que han jugado un papel crucial durante esos duros tiempos que ha vivido Colombia. No solo muchos han sido asesinados sino que otros han vivido muy de cerca las tragedias que colombianos han sufrido durante el conflicto y en estos tiempos cuando no se logra acabar con las amenazas. Es hora de que los colombianos reconozcamos como lo hizo Yolanda Ruiz en su última columna en El Espectador, que tal vez como nunca, lo que los medios requieren es el mejor periodismo posible y no el más barato.

No son momentos fáciles y solo la experiencia de aquellos profesionales que saben cómo manejar la noticia; que conocen y han practicado la ética en su profesión, pueden producir la información de manera adecuada para que el país no se incendie, tenga paciencia y sobre todo esperanza. Además, cabe la pregunta de ¿quién va a transferir esos conocimientos de años de trabajo en estos medios, a los jóvenes que llegan con grandes ilusiones, mucho entusiasmo pero muy poca experiencia? La verdad es que esta política de salir de los veteranos les puede salir muy caro no solo a los directores de medios sino a sus nuevos dueños porque van a perder plata, que con seguridad su altruismo no llega a tanto.

Como los medios, hoy más que nunca están en manos de quienes consideran el bolsillo y además el poder como sus prioridades, es hora de decirles de frente que es un pésimo negocio lo que están haciendo porque perderán los ya pocos suscriptores que tienen. Hay días que no hay nada que leer en las páginas editoriales de muchos periódicos y si muchos movimiento, bueno, regular y malo, en las redes de tan fácil acceso.

Más Noticias de esta sección

Publicidad