Libre desarrollo de la personalidad de adictos a drogas y al alcohol

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Margarita Vives Lacouture

Margarita Vives Lacouture

Columna: Opinión

Todos los días cuando leemos las noticias referentes a las decisiones de nuestras Altas Cortes quedamos pasmados del asombro, por la incoherencia de las mismas.

Pensamos que con el nuevo concepto de fuerza mayor  del C. de Edo y la Corte Suprema de Justicia  en el que estar detenido por orden judicial es fuerza mayor, con la decisión de la JEP de falta de pruebas para liberar a Santrich entre otras, ya habíamos llegado a la tapa de la olla, ya habíamos llegado al colmo de los colmos, pero desafortunadamente no es así en Locombia.

La Corte Constitucional con un solo voto en contra, tumbó las normas del Código de Policía que prohibían el consumo de drogas y alcohol en los espacios públicos por considerar palabras más o menos, que se violentaba el derecho constitucional al libre desarrollo de la personalidad.  En lo más recóndito de mi mente quisiera encontrar una explicación lógica, algo que me diga que la C.C. no está preservando los derechos de los adictos a las drogas y al alcohol para hacer públicos sus vicios, por encima de los  demás derechos universales fundamentales. Algo que diga que la otrora respetable y honorable Corte no se equivocó.  Desafortunadamente el hecho de consumir drogas en público, altera, según la Corte, el libre desarrollo humano, será de los adictos, ese, es el mensaje que ha mandado a todos los colombianos la Guardiana de la Constitución, en un país inundado por la siembra de coca, en donde se protege a los narcotraficantes, al punto que una  revista de circulación nacional  sacó en su portada una foto con el titular “Resurrección” del nefasto personaje Santrich, como si fuera un héroe al que futuras generaciones tienen que emular. Que desastre!

Toda Colombia, con contadas excepciones ha alzado su voz contra semejante adefesio jurídico, manifestando su ira e impotencia contra el desparpajo alucinante de semejante estupidez, ante lo cual la Presidente de la Corte se ha apresurado a hacer declaraciones sobre los alcances y aclaraciones del fallo. Por muchas aclaraciones que se hagan, en ningún momento esa decisión tuvo en cuenta los derechos universales fundamentales de los más de 47 millones de colombianos a tener el espacio Público libre del espectáculo de personas drogándose, que constituye un infame ejemplo para la comunidad y especialmente para los jóvenes e infantes. En donde podrá estar la génesis de semejante decisión? En qué país viven los Honorables de la Constitucional? Es que no se han dado cuenta que existen unos valores y principios que hay que proteger en Colombia? Que alguien me explique cómo se altera el libre desarrollo de la personalidad de un adicto, sino exhibe su adicción, en los espacios públicos? En que se traumatiza? En que se les coarta su libertad? Es que acaso necesariamente tienen que exhibirse para poder drogarse y alcoholizarse, solo así se sienten libres? En que se les altera el libre desarrollo de su personalidad de manera desproporcionada? Alguien que diga…….

Alguien que diga que  todavía existe en Colombia la separación de poderes; alguien que diga que las Cortes no están legislando; alguien que diga que la Corte Constitucional respetó el mandato del pueblo contenido en el plebiscito del 2.016; alguien que diga que la Corte no refrendó el fast track del acuerdo ilegitimo del teatro Colón; alguien que diga que podemos dormir tranquilos y no sorprendernos con otra noticia horripilante proveniente de decisiones tomadas por las Altas Cortes; alguien que diga que esos honorables magistrados no causaron un revuelo nacional porque supuestamente les iban a negar la visa americana; alguien que diga que honorabilidad y respeto se puede tener por las personas que imparten justicia en Colombia y ven como una amenaza la fatuidad que no pueden ir de vacaciones a Disney World; alguien que diga que los derechos de los niños en los últimos tres años se han protegido y consolidado como los más fundamentales en la Constitución;… Creo que nadie.

Estamos llamados a vivir en un escenario tiránico, lleno de sobresaltos diarios, en el que no impera ninguna jurisprudencia quieta y pacífica de las Altas Cortes que redunde en el bien común y no únicamente en el de las minorías, contrariando las realidades de un país, que quiera dejar atrás la imagen y las condiciones de un Narcoestado, pero, según la Constitucional,  vamos a vivir  obligados a sentir y ver el decadente ejemplo de las adicciones, porque no podemos quebrantarles el libre desarrollo de la personalidad a esas minorías que para sentirse libres tienen que expresar su adicción en los espacios públicos. A propósito habrá que cambiar el concepto de que el espacio público es de todos?

Todos los días cuando leemos las noticias referentes a las decisiones de nuestras Altas Cortes quedamos pasmados del asombro, por la incoherencia de las mismas. Pensamos que con el nuevo concepto de fuerza mayor  del C. de Edo y la Corte Suprema de Justicia  en el que estar detenido por orden judicial es fuerza mayor, con la decisión de la JEP de falta de pruebas para liberar a Santrich entre otras, ya habíamos llegado a la tapa de la olla, ya habíamos llegado al colmo de los colmos, pero desafortunadamente no es así en Locombia. La Corte Constitucional con un solo voto en contra, tumbó las normas del Código de Policía que prohibían el consumo de drogas y alcohol en los espacios públicos por considerar palabras más o menos, que se violentaba el derecho constitucional al libre desarrollo de la personalidad.  En lo más recóndito de mi mente quisiera encontrar una explicación lógica, algo que me diga que la C.C. no está preservando los derechos de los adictos a las drogas y al alcohol para hacer públicos sus vicios, por encima de los  demás derechos universales fundamentales. Algo que diga que la otrora respetable y honorable Corte no se equivocó.  Desafortunadamente el hecho de consumir drogas en público, altera, según la Corte, el libre desarrollo humano, será de los adictos, ese, es el mensaje que ha mandado a todos los colombianos la Guardiana de la Constitución, en un país inundado por la siembra de coca, en donde se protege a los narcotraficantes, al punto que una  revista de circulación nacional  sacó en su portada una foto con el titular “Resurrección” del nefasto personaje Santrich, como si fuera un héroe al que futuras generaciones tienen que emular. Que desastre!Toda Colombia, con contadas excepciones ha alzado su voz contra semejante adefesio jurídico, manifestando su ira e impotencia contra el desparpajo alucinante de semejante estupidez, ante lo cual la Presidente de la Corte se ha apresurado a hacer declaraciones sobre los alcances y aclaraciones del fallo. Por muchas aclaraciones que se hagan, en ningún momento esa decisión tuvo en cuenta los derechos universales fundamentales de los más de 47 millones de colombianos a tener el espacio Público libre del espectáculo de personas drogándose, que constituye un infame ejemplo para la comunidad y especialmente para los jóvenes e infantes. En donde podrá estar la génesis de semejante decisión? En qué país viven los Honorables de la Constitucional? Es que no se han dado cuenta que existen unos valores y principios que hay que proteger en Colombia? Que alguien me explique cómo se altera el libre desarrollo de la personalidad de un adicto, sino exhibe su adicción, en los espacios públicos? En que se traumatiza? En que se les coarta su libertad? Es que acaso necesariamente tienen que exhibirse para poder drogarse y alcoholizarse, solo así se sienten libres? En que se les altera el libre desarrollo de su personalidad de manera desproporcionada? Alguien que diga…….Alguien que diga que  todavía existe en Colombia la separación de poderes; alguien que diga que las Cortes no están legislando; alguien que diga que la Corte Constitucional respetó el mandato del pueblo contenido en el plebiscito del 2.016; alguien que diga que la Corte no refrendó el fast track del acuerdo ilegitimo del teatro Colón; alguien que diga que podemos dormir tranquilos y no sorprendernos con otra noticia horripilante proveniente de decisiones tomadas por las Altas Cortes; alguien que diga que esos honorables magistrados no causaron un revuelo nacional porque supuestamente les iban a negar la visa americana; alguien que diga que honorabilidad y respeto se puede tener por las personas que imparten justicia en Colombia y ven como una amenaza la fatuidad que no pueden ir de vacaciones a Disney World; alguien que diga que los derechos de los niños en los últimos tres años se han protegido y consolidado como los más fundamentales en la Constitución;… Creo que nadie.Estamos llamados a vivir en un escenario tiránico, lleno de sobresaltos diarios, en el que no impera ninguna jurisprudencia quieta y pacífica de las Altas Cortes que redunde en el bien común y no únicamente en el de las minorías, contrariando las realidades de un país, que quiera dejar atrás la imagen y las condiciones de un Narcoestado, pero, según la Constitucional,  vamos a vivir  obligados a sentir y ver el decadente ejemplo de las adicciones, porque no podemos quebrantarles el libre desarrollo de la personalidad a esas minorías que para sentirse libres tienen que expresar su adicción en los espacios públicos. A propósito habrá que cambiar el concepto de que el espacio público es de todos?
Publicidad