Los primeros 100 días

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size
Todos sabíamos que no iba ser nada fácil corregir el rumbo de este destartalado país que nos dejó el expresidente Santos. El diagnóstico y las cirugías que se le están practicando a este moribundo paciente que se llama Colombia, requieren de un tiempo mayor a 100 días.

El presidente Duque ha hecho lo correcto en los tres primeros meses de su gobierno. Está terminando de construir con los colombianos el Plan Nacional de Desarrollo; reorganizó y presentó para aprobación del Congreso de la República, el Presupuesto General de la Nación para el año 2019; ordenó y estructuró un nuevo esquema de ejecución de las regalías y radicó ante el Congreso de la República, las reformas a la justicia, política y de financiamiento, para poner en orden la casa.

Es comprensible el desespero y la angustia de los colombianos y entre ellos, la de los empresarios del país, con ciertas medidas que deberían estar enmarcadas dentro de las victorias tempranas de los primeros 100 días de gobierno, pero debemos entender que el nivel del caos que heredó el presidente Duque del anterior gobierno es tan grande que no permite obtener mayores resultados de gestión de los que él ha conseguido hasta el momento.

En materia de infraestructura vial, por ejemplo, hay 32 pleitos de las 4G en tribunales de arbitramento que son imposibles de dirimir en tan corto tiempo. Tampoco debe ser fácil salir a conseguir en tres meses los millonarios recursos que se requieren para hacer el cierre financiero de otras concesiones viales que están paradas por falta de recursos.

Se necesita ser un mago para erradicar en 100 días, 220.000 hectáreas de coca sembradas en cuatro años. O darle ocupación productiva a 8.000 reinsertados de la guerrilla de las Farc, que nadie sabe de sus paraderos. Tampoco es posible pretender que, en tan corto tiempo, el presidente resuelva los graves problemas de corrupción e ineficiencia que encontró en los sectores de la salud y la educación, a los cuales les asignó por lo pronto, los mayores presupuestos.

El presidente Duque, podrá haberse equivocado en una que otra decisión política, pero tiene la gran virtud de escuchar, conciliar y buscar consensos entre los diferentes actores sociales y económicos del país. Tengamos un poco de paciencia, ocho años de mal gobierno no se resuelven en cien días. No le abramos espacio a los desestabilizadores del país, ya nos dimos cuenta de lo que son capaces con los actos vandálicos y criminales del pasado jueves en Bogotá.

En el tintero. Tres victorias tempranas que se quedaron por fuera de los primeros cien días. I) Una exoneración de pagos en derechos de titularización para que 2 millones de pequeños campesinos tengan títulos de sus tierras y sean sujetos de créditos. Ii) Una línea de crédito Finagro a largo plazo, para que, en cada uno de los 500.000 predios ganaderos, se siembren tres hectáreas de árboles. Sería un record mundial sembrar 1.500 millones de árboles en un año. iii) Exonerar del 4 x1.000 todas las transacciones financieras al sector agropecuario.

Más Noticias de esta sección

Publicidad