Medidas represivas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Sergio Iván Gutíerrez Rodríguez

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Las medidas represivas se han convertido en la mejor herramienta de nuestros gobernantes para hacer frente a las problemáticas sociales. Ante la incapacidad de solucionar los diferentes retos que surgen en el siempre criticado oficio de gobernar, la represión resulta siendo la mejor aliada. Ante cada falencia o necesidad el resultado es la implementación de una medida que reprime los intereses de los ciudadanos.

Nuestros pueblos y ciudades crecen huérfanos, dejando como resultado la insuficiencia en muchos sistemas, un ejemplo de ello es el transporte y la movilidad. Ante esta falencia la solución inmediata es un pico y placa, y un transporte masivo insuficiente y agonizante. Pero no es lo único, los ejemplos sobran, para cuidar el medio ambiente se impone un impuesto a la bolsa plástica, para disminuir la accidentalidad en moto se aumenta el valor del Seguro de Accidentes de Tránsito, para el cumplimiento de las normas de tránsito se inundan las ciudades con fotomultas que muchas veces vulneran el principio fundamental del debido proceso.

La educación parece ser un método olvidado, poco se invierte en esto porque es más rentable meterle la mano al bolsillo al ciudadano de a pie. La inseguridad pretendemos combatirla a punta de condenas penales, con un colapsado sistema penitenciario incapaz de cumplir su labor de readaptación social de los reclusos y que por el contrario, administra verdaderas escuelas del delito llamadas cárceles.

Pareciera que en el pensamiento de los poderes Legislativo y Ejecutivo, existiera la arcaica concepción de educar a partir del castigo. La solución a todo termina siendo la sanción de una ley o decreto con prohibiciones, sanciones y restricciones. Estas medidas no solo coaccionan al ciudadano sino que tampoco solucionan el problema de raíz. Nos falta mirar más al fondo de las problemáticas, buscar soluciones que no limiten el gozo de los derechos.

Creo que parte de la solución a esto es estructurar las cosas bien desde el comienzo. Planear el crecimiento de las ciudades, proyectar vías a lo largo y ancho del territorio nacional, explotar medios alternativos de transporte como el fluvial y el férreo. Por otro lado, la educación, esta es la mejor herramienta para dar fin a muchas problemáticas sociales; pero no todo bajo la responsabilidad de los colegios, la sociedad en general es responsable de estos procesos donde es muy importante el ejemplo.

No pierdo la esperanza de ver un país donde todos podamos gozar en plenitud de nuestros derechos, sin maltratar el de los demás. Con responsabilidad, con respeto, con sentido de pertenecida; donde cada ciudadano se sienta orgulloso y agradecido de esta hermosa tierra y del infinito cielo azul que cubre el firmamento. Donde se considere más importante la educación que la represión.
Publicidad