El voto obligatorio en Colombia, dejaría de ser libre

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo Acevedo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Nuevamente se revivió el debate sobre la necesidad de elevar el ejercicio del voto a la categoría de obligatorio, con motivo del fenómeno abstencionista en la jornada de votación del plebiscito del anterior 2 de octubre de este año sobre los acuerdos de paz de La Habana, entre voceros del Gobierno Nacional y el movimiento guerrillero de las Farc.


En el debate del 2 de octubre la abstención registró un índice del 62,57% que es, más o menos, el mismo de anteriores jornadas electorales. Votaron 13.066.047 ciudadanos, o sea, el 37,43% cuando 34.899.945 personas estaban habilitadas.

Los resultados electorales, teniendo en cuenta la votación efectiva, han motivado que la democracia sea ejercida por una minoría de los habitantes colombianos; entonces siguen esas minorías demócratas o el llamado constituyente primario ejerciendo el poder en las urnas.

Si tenemos en cuenta dos apartes, aún vigentes del artículo 258 de la Constitución Política de Colombia, la votación obligatoria no es posible.

La constitución establece claramente que “el voto es un derecho y un deber ciudadano. El Estado velará porque se ejerza sin ningún tipo de coacción y en forma secreta por los ciudadanos en cubículos”.

Y más adelante la norma constitucional dice que “la ley podrá implantar mecanismos de votación que otorguen más y mejores garantías para el libre ejercicio de este derecho de los ciudadanos”.

Conocidos los anteriores apartes de la norma constitucional también es oportuno señalar que el voto es la manifestación de la opinión, del parecer o de la voluntad de cada una de las personas consultadas para aprobar o rechazar una medida o, en unas elecciones, para elegir a una persona o partido.

En cuanto a la voluntad se considera la capacidad humana para decidir con libertad lo que se desea y lo que no.

El voto obligatorio de ninguna manera se puede calificar como libre.

Si se proyecta el voto obligatorio en Colombia sería en contra de la vigente Constitución en lo referente a la coacción y, en consecuencia, no sería un libre ejercicio de este derecho de los ciudadanos.

Entonces queda claro que el voto obligatorio en Colombia, en el marco de los principios de una democracia así sea ejercida por el poder primario de la minoría, no será posible al menos por ahora. Claro que con motivo de la precaria votación del 2 de octubre en el debate plebiscitario quedó abierta la polémica y sana discusión; ojalá se realice sin posiciones obsesivas.
Publicidad