Incapacidad y corrupción

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Raúl Zapata

Raúl Zapata

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

De incapaces y corruptos acusó Chávez a la cuarta república, en la gestión de las empresas, en manos del Estado, del gobierno, es más, llegó a acusar la quiebra de las mismas, a una componenda con el gran capital, para justificar su privatización.

 

La verdad sea dicha, los partidos de la cuarta república, no tenían ningún interés en privatizar esas empresas, los compañeros de partido que las gerenciales, podían no solo enriquecerse, sino también  a sus amigos y aliados y ayudar a financiar a sus partidos, vía corrupción, todo eso mientras esas empresas generaban, en su inmensa mayoría, groseras pérdidas, que tenían que ser cubiertas con dinero del presupuesto nacional, que bien se podía haber usado para financiar, programas sociales, salud, educación, infraestructura, etc. Cayeron los precios del petróleo y ya no  pudieron seguir financiando el derroche.

Las privatizaciones que se dieron, de algunas, de esas empresas, después de eso, fueron a regañadientes, a ella se opusieron los más destacados dirigentes de la cuarta república, entre ellos el propio presidente Caldera, implicaba renunciar a buena parte de su poder, acusando, de todos los males, al modelo rentista. Las pocas empresas que se privatizaron dejaron de producir pérdidas y en lugar de requerir ser financiadas por el presupuesto nacional,  empezaron a representar fuentes de ingresos al presupuesto, vía pago de impuestos, y más importante aún, incrementaron su producción y su productividad considerablemente.

Chávez denunció la realidad de la cual todos éramos testigos, pero criticó la privatización como repuesta a la crisis, para él las empresas en manos del gobierno fracasaron porque los adecos y copeyanos, eran unos incapaces y corruptos, mientras que él y los suyos, eran personas sumamente capaces  y honestas. Politizaron todas las empresas que pudieron, aprovechando el boom petrolero. Y aquí estamos, peor que antes, peor, porque estos son más anti capitalistas que los de la cuarta, el enfrentamiento con que contara la empresa privada, llegó al histerismo. Empezaron a expropiarlo todo, y todo se vino al suelo, vía incapacidad y corrupción

Ahora que estos se van, “por las buenas o por las malas” y ojalá sea por las buenas, la oposición proceda a privatizar todas las empresas en manos del estado que reporten pérdidas o resultados insatisfactorios, que son todas y no caigan en el deprimente debate sobre quién es más ladrón e incapaz.

Las naciones ricas, poderosas, altamente desarrolladas y con programas sociales dignos y abundantes, tienen su aparato productivo en manos privadas y compiten libremente entre  sí. Y al contrario, los países mientras más empresas tienen en manos del gobierno, son más miserables y autoritarias. El socialismo ha demostrado históricamente, de una manera dramática y contundente que está asociado a la ineficiencia y la corrupción.

Publicidad