Los despojos del presidente

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Francisco Galvis Ramos

Francisco Galvis Ramos

Columna: Contrapunto

e-mail: [email protected]

No se trata de lo que queda después que el alma vuela de esta vida mortal a la eterna, sino de Isagén y el Fondo Nacional de Ganado.

 

De Isagén, tiene razón José Gregorio Hernández cuando alega en contra de la enajenación de las acciones de la Nación en la columna  "Venta de Isagén, contra el patrimonio público y el interés general", publicada en El Colombiano, 15.01.2016, porque el proceso se adelantó con violación del siguiente artículo constitucional:

"Artículo 60. El Estado promoverá, de acuerdo con la ley, el acceso a la propiedad. Cuando el Estado enajene su participación en una empresa, tomará las medidas conducentes a democratizar la titularidad de sus acciones, y ofrecerá a sus trabajadores, a las organizaciones solidarias y de trabajadores, condiciones especiales para acceder a dicha propiedad accionaria. La ley reglamentará la materia.".

Para mejor información al artículo corresponden las Leyes 35 de 1993, art. 25; 80 de 1993, art. 10; 160 de 1994; 142 de 1994, art. 27.7; 143 de 1994, art. 13 inc 3o, art. 77; 226 de 1995; 363 de 1997, art. 4.1; 1118 de 2006; 1381 de 2010; 1509 de 2012 y 1728 de 2014 y las Sentencias de Control Constitucional C-006-93; C-074-93; C-022-94; C-410-2001; C-501-2001; C-507-2001; C-783-2001; C-815-2001; C-948-2001; C-204-2001; C-1260-2001 C-075-2006; C-885-2007; C-393-2012 que por supuesto no habrán leído ni por el forro el Presidente y el ministro de Hacienda.

Punto aparte el posible detrimento patrimonial en cuantía aproximada a $ 150.000 millones de pesos, según estimación hecha en Semana por el comentarista Diego Otero Prada. Hay en ello material de interés para averiguaciones disciplinarias, fiscales y penales.

En ese orden de ideas, para qué desconocer los apuros de la gerencia de las Empresas Públicas de Medellín, su Junta Directiva, el alcalde y los concejales para buscarle salida a las acciones que tiene EPM en condición minoritaria en Isagén, pero hay que alertarlos por igual que podrían incurrir en los mismos quebrantamientos señalados al proceder de la Nación y sobre las consecuencias.

Sofocado el gobierno con la opinión adversa a la venta en el baratillo de las acciones, prendió el ventilador para tapar el escándalo con ataque corsario al contrato para el manejo del Fondo Nacional Del Ganado que tuvo por años Fedegan, sin glosa que ameritara la arbitrariedad. Fuera tanto como quitarle a Federacafe la gestión del Fondo Nacional del Café o a Fedecacao la del Fondo Nacional del Cacao.

De lo que se trató, sin duda, fue pasarle cuenta al gremio ganadero por las posturas críticas al proceso de La Habana, como si en Colombia existiera el delito de opinión. <<Venganzas pequeñas de mentes pequeñas>>, como dijera el juez Claudio Bonadío. Esos, pues, los despojos del presidente.

Tiro al aire: los políticos que solo crean problemas, como usted señor presidente, se las tendrán que ver con el pueblo: ¡recuerde a Samper!  

Más Noticias de esta sección

Publicidad