Palabras que elevan

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Dice un estudioso del comportamiento humanos J. Maxwell que existen en la vida dos tipos de personas: las que nos ayudan a ascender y las que nos arrastran.

 

Las primeras son esas personas dispuestas al servicio, a ayudarnos, a decirnos palabras que nos devuelvan la paz y que nos animen a luchar, a propiciar crecimiento en nuestra vida con sus acciones y sobre todo a dejarnos descubrir el valor inmenso que hay en nosotros y que no podemos perder.

Las segundas son esas personas que están dispuestas a enrostrarnos nuestros errores, a hacer comentarios que nos hagan sentir mal, a destruirnos con sus comportamientos, a meter zancadillas y a no dejarnos crecer por nada del mundo.

¿Conoces personas del primer y del segundo grupo? Me imagino que ustedes ya tienen en la cabeza ejemplos bien claros de personas que son de un tipo y de otro; pero eso no nos ayuda mucho.

Lo que nos ayuda es que pensemos si nosotros somos de los que ayudamos a ascender o de los que arrastramos.

Por ello tenemos que revisar nuestras palabras, nuestros gestos, nuestros comportamientos y darnos cuenta que es lo que prevalece.

Si nos cuesta darnos cuenta sería bueno preguntarles a personas que viven con nosotros y que pueden decirnos la verdad. Todos debiéramos tener la firme intención de ayudar a los otros a crecer, ese debiera ser nuestra decisión interior.

Así no sólo tendríamos mejores relaciones interpersonales sino que seriamos fuente de bendición para los hermanos.

Estoy pensando en Padres de familia que luchen por ser verdaderos "ascensores" para sus hijos y no sean esos groseros que con una palabra de regaño y de odio los hunde en le peor de los infiernos: la sensación de que no somos valiosos.

Tienen que ser coscientes del poder que tienen las palabras en la autoestima de sus hijos. Es importante levantarlos, animarlos, echarlos para adelante y hacerles saber todo lo que los amamos; y no destruirlos con palabras que dicen lo que realmente no pensamos.

Muchas parejas en ver de ser ascensores para sus parejas son auténticos "arrastradores" porque siempre tienen la critica, el desprecio y la sub-valoración necesaria para que la otra persona se sienta lo peor del mundo.

Así la relación se daña y terminan distanciándose mucho porque a nadie le gusta que lo maltraten.

Lastima que sean muchos los ejemplos que tenemos hoy de personas que tratan a los demás de esta manera destructiva y no los hacen levantarse y crecer.

Tenemos que ser capaces de preguntarnos que tipo de personas somos. Al fin y al cabo es a la persona que podemos cambiar si descubrimos que no estamos viviendo como tiene que ser.

Concéntrate en tus actitudes y trata de ser un buen ser humano, que tus palabras ayuden a los demás a salir adelante, no los destruyas, ni los hagas sentir mal, eso no tiene sentido. Revisa cuáles son las expresiones que usas y como debes mejorar.

Dios te bendice y te invita a reconocer al otro como un compañero de camino y no como un enemigo.

Por eso tienes que ayudarle a salir adelante dándole palabras que los hagan crecer. Te bendigo en el nombre de Dios, y confío que te irá mejor en tus relaciones interpersonales.

Publicidad