Lo sencillo es fundamental

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Hay pequeñas acciones que tienen una gran resonancia en nuestro futuro. Cosas que parecían sin importancia terminan siendo decisivas en nuestra vida porque no fuimos capaces de pensarlas bien cuando hubo la oportunidad.

 

En estos días me encontré con un amigo que tuvo un accidente porque sabía que debía cambiar las pastillas de los frenos de su carro.

Pensó que era algo que podía hacer después y que no era muy importante porque ya le conocía todas las mañas al carro y que iría después porque tenía cosas más urgentes e importantes que hacer.

Bueno, a mi amigo se le presentó un atraso en algo que debía hacer y aceleró más de lo normal, en el acelere no se acordó de la pequeña falla que tenía y terminó chocando contra un poste por no estrellarse contra otro carro.

Mi amigo sufrió grandes contusiones que lo tendrán por lo menos un año yendo a revisiones periódicas de su estado y no podrá volver a jugar fútbol que tanto le gustaba.

Así sucede con la vida entera. Cuando no somos capaces de analizar que un pequeño detalle puede ser determinante y que puede convertirse en algo que me haga feliz o que me amargue el resto de la existencia, entonces caemos en el error de despreciarlo y terminamos metidos en más de un problema que hubiera sido fácilmente evitable si hubiéramos prestado un poco de atención y nos hubiéramos forzado a hacer las cosas bien, aunque esto genere un poco de incomodidad.

Pilas con eso, porque ser irresponsable en lo pequeño, puede llevarme a cometer grandes equivocaciones, como diría Jesús, quien es fiel en lo poco, será fiel en lo mucho.

En este tiempo de Navidad valdría la pena revisar los pequeños detalles de nuestra vida familiar y darnos cuenta si estamos haciendo lo correcto o tenemos que cambiar algunas de esas actitudes.

¿Cómo están tus relaciones contigo mismo? ¿Cómo están tus relaciones con los demás, con aquellos que forman parte de tu familia, de tu trabajo?

¿Cómo está tu relación con Dios? y te pido que mires los detalles, porque muchas veces allí está lo fundamental. No dejes que lo grande lo fuerte te omnubile y te haga perder el sentido que se encuentra en esas realidades tan valiosas como a veces despreciadas.

Por ejemplo no dejes que los regalos costosos, grandes, de moda te hagan perder de vista que hay posibilidades de dar besos, abrazos, de escribir una carta a mano, de llevarle una flor.

Esos detalles puede expresar mucho más que lo que las famosas marcas nos han hecho creer que son lo fundamental en la vida.

No olvides que el pesebre y el niño que allí nace te quiere hacer recordar lo valioso de lo sencillo en el acontecer humano. Lastima que todos los días hagamos el esfuerzo por despreciar lo que no está en el centro de la dinámica comercial y mediática de hoy.

Este es un buen tiempo para volver a lo sencillo y recordar el gran valor que tienen las pequeñas cosas.

Que haya espacios en tu vida para lo sencillo hoy y siempre. Animo. Hay que ser fiel allí para poder ser fiel en lo grande. Te bendigo y te deseo todo lo bueno.

Más Noticias de esta sección

Publicidad