No cuadran las cifras

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Al director del Dane, Mauricio Perfetti, le convendría dejar de estar anunciando en ruedas de prensa los resultados del censo agropecuario y dedicarse -en lo que resta del año-, a corroborarlas cifras con el ministerio de Agricultura y los gremios de la producción agropecuaria, para evitar interpretaciones equivocas y dudas sobre la metodología aplicada.

 

Un tema difuso, por ejemplo, es el nivel de cobertura en la educación de los productores del campo. Mientras Perfetti, dice que el censo encontró que el 76% de los jóvenes entre 16 y 24 años ya no forman parte del sistema educativo, y sólo el 5% mayor de 20 años cursa educación superior, el director del Sena, Alfonso Prada, afirmó en el Congreso de la SAC (en Villavicencio), que esa entidad había educado2.9 millones de aprendices en 33 centros con formación en agricultura. Claramente, aquí alguien está mintiendo.

Otras cifras bastante imprecisas y confusas son las de superficie cultivada y cosechada. El Censo habla de un inventario agrícola de 9 millones de hectáreas de las cuales se siembran 7.1 millones y solo se cosechan 6.9 millones de hectáreas. No sabemos si se están perdiendo 2.1 millones o 200 mil hectáreas anuales. En cualquiera de las interpretaciones, la perdida de cultivos es exagerada.

En los resguardos indígenas y en los territorios de comunidades negra -donde casi nadie puede entrar y es fregado obtener una información verás-, registraron639.000 hectáreas cosechadas con una producción de 3.5 millones de toneladas anuales. Según los encuestadores, estos indígenas están cosechando más que los  productores de café y arroz juntos.

Las cifras de áreas cosechadas en varios subsectores agrícolas también presentan inconsistencias. Mientras Fedepalma registra345 mil hectáreas en producción que supera el millón de toneladas de aceites, el censo registra 374.000 hectáreas con la misma producción. Aquí no sabemos si se está hablando de superficie bruta o neta. ¿Cómo se concilian ambas fuentes?

En la superficie de maíz amarillo cosechada en Colombia, el censo registra 20 mil hectáreas y 96 mil toneladas menos que la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales -Fenalce-. Según las cuenta de la federación en Colombia se cultivan 288.000 hectáreas de maíz amarillo con una producción aproximada a las 823 mil toneladas anuales. En forestación comercial la vaina es peor. Mientras el censo reporta 78.000 hectáreas de bosques comerciales, en Fedemaderas y el ICA se han registrado unas 390.000 hectáreas.

Tampoco es coherente, que en 33.8 millones de hectáreas de pastos solo hayan 21.4 millones de cabezas de ganado. Según las estadísticas de Fedegan, el hato ganadero en Colombia esta alrededor de los 26 millones de cabezas. ¿Dónde están las 4.6 millones de cabezas de ganado restantes?

Otro tema delicado de interpretación es el de asistencia técnica. De acuerdo a las estadísticas del Censo, solo el 10% (72.400 campesinos) dijeron haber recibido este servicio en el 2013. Habrá que preguntarle al ministro de agricultura de entonces, a donde fueron a parar los 200 mil millones de pesos que destinó para prestar gratuitamente este servicio. Sobre las cifras de acceso al crédito, no podemos hacer un análisis objetivo porque las preguntas fueron mal formuladas.

Hágame caso doctor Perfetti, siéntese 15 días con el ministerio de agricultura y los gremios agrícolas a concertar estas cifras. De lo contrario va a ser difícil plantear políticas públicas acertadas.

Publicidad