El millón de hectáreas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

El pasado miércoles en el programa "Pregunta Yamid de CM&", se le preguntó a los televidente si creían que somos capaces de sembrar un millón de nuevas hectáreas en cereales y otros productos en los próximos tres años. El 50% respondió que si y el otro50% que no.

 

A pesar de que en los últimos 25 años, solo hemos aumentado la superficie agrícola en 628.000 ha, les voy a contar porqué es posible sembrar el millón de hectáreas de aquí al 2018. En primer lugar, vamos a tener alrededor 6 millones de campesinos y empresarios que regresarían a trabajar en el campo sise firma el acuerdo de paz entre el gobierno y las Farc en marzo del año entrante. Con este acuerdo, el crecimiento del sector agropecuario tomará un impulso importante.

En segundo lugar, es un programa de siembras que incorpora a la agroindustria, los gremios de la producción agropecuaria, cooperativas agrícolas, empresas fabricantes de insumos y equipos, bancos, cadenas de supermercados y muchos otros negocios. Con esta "Política Integral Agrícola" acordada con el sector empresarial, habrá mucha más motivación de invertir en el campo.

En tercer lugar, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri, ha anunciado un presupuesto de ayudas a tres años, que pone fin al desorden de los controvertidos subsidios directos y los asigna de manera eficiente en la protección y administración de los riesgos agropecuario (climático, volatilidad de precios y de tasa de cambio), que tanto golpean la rentabilidad y los ingresos de nuestros productores agrícolas, pecuarios y forestales. En adelante se subsidian riesgos a través del seguro agrario, la cobertura de precios y la cobertura cambiaria, y no siniestros.

Para reducir los costos de producción y aumentar la productividad de los cultivos, el ministerio de Agricultura, ha decidido reorientar el presupuesto de ayudas hacia las inversiones que realicen los productores del campo en mecanización de su instalación de sistemas de riego, mecanización de sus cosechas e infraestructura de almacenamiento. Otra herramienta importantísima que anunció el ministro Iragorri, son los mapas de zonificación agrícola por municipio, que le va a permitir a los Gobernadores, alcaldes y productores, conocer el uso del suelo y las condiciones agroecológica de sus zonas rurales, para planificar mejor los cultivos que se deben desarrollar de manera eficiente y competitiva.

Por no contar con estos mapas, el 30% de los cultivos en Colombia, se encuentran el lugar equivocado, con bajos rendimientos y poca rentabilidad. Lo que no sirva que no estorbe, dice un dicho por ahí. El servicio de Asistencia Técnica prestado por las UMATAS municipales, es un modelo que fracasó. En esas oficinas solo vemos funcionarios con insuficiente experiencia en las labores agrícolas para ser considerados creíbles por los agricultores y sin presupuestos para el desplazamiento a las zonas rurales. A buena hora, se ha anunciado remplazarlo por el exitoso modelo de Extensión Agrícola, como funciona en Fedecafé. El acceso al crédito será otra herramienta importante en el impulso de estas siembras. La estrategia será aumentar los respaldos a los créditos a través del Fondo Agropecuario de Garantías -FAG-, incentivar a la banca privada y reducir los tiempos de estudio y desembolsos de los créditos en el Banco Agrario.

Solo queda pendiente, una política de estímulos tributarios y de energía rural, el plan de vías terciarias y educación rural. Con ello, se superaría la meta del millón de hectáreas. @indadangond

Más Noticias de esta sección

Publicidad